Cambio climático amenaza a Latinoamérica

El calentamiento global amenaza la selva, los glaciares de América y aumenta el riesgo de hurac 70 millones de personas en la región pueden sufrir desabasto de agua potable, alerta Naciones U
Los glaciares de la Patagonia, bajo riesgo. (AP)
BUENOS AIRES (AP) -

El aumento de la temperatura global podría provocar la desaparición de los glaciares de América Latina y del Amazonas, disminuir la disponibilidad de agua potable para 70 millones de personas, intensificar las tormentas tropicales y los huracanes y amenazar a las poblaciones costeras si no se aplican planes para mitigar el calentamiento de la atmósfera, señaló un informe de la ONU.

El informe fue presentado simultáneamente en México, Buenos Aires, y Sao Paulo,  la sección referida a América Latina del último documento del Panel Intergubernamental sobre Cambio Climático (IPCC, según sus siglas en inglés) de las Naciones Unidas, y cuyo original fue difundido mundialmente en Bruselas el pasado 6 de abril.

''En América Latina los efectos más importantes (del calentamiento global) van a estar relacionados con las costas y con los aumentos en el nivel del mar, la modificación de los cursos hídricos, así como modificaciones de las regiones agrícolas y ganaderas y la salud y estos cambios favorecerán tambien el desarrollo de enfermedades como el dengue'', explicó Graciela Magrin, del Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria (INTA) de Argentina y autora de uno de los capítulos del informe del IPCC.

Por su escasez de recursos, Latinoamérica será particularmente vulnerable a los fenómenos meteorológicos extremos desencadenados por el calentamiento global. En los próximos años -prevén los expertos-  se multiplicarán los huracanes, tormentas, sequías, olas de calor y tornados.

Aunque 27 países de Latinoamérica han ratificado el protocolo de Kioto -que establece la reducción de la emisión de dióxido de carbono y otros gases que retienen el calor en la atmósfera-, las crisis económicas y políticas que cíclicamente sacuden a la región han impedido hasta ahora la implementación de acciones efectivas para combatir el calentamiento.

''Lo más grave no es la disponibilidad de dinero, es la falta de decisión política que permita la continuidad de proyectos de adaptación y mitigación'', afirmó el  meteorólogo argentino Osvaldo Canziani, copresidente del Grupo de Trabajo II del IPCC.

De continuar las tendencias actuales, 43% de las 69 especies de árboles que existen en el Amazonas desaparecerá, y en Brasil y Argentina la generación de energía eléctrica se verá seriamente afectada por la disminución en la disponibilidad de agua, mientras que el cambio climático, también reportará graves pérdidas a varios países que basan su economía en la producción agrícola.

Las poblaciones asentadas en zonas de costas bajas como El Salvador, Guyana y el estuario del Río de la Plata, entre Argentina y Uruguay, serán diezmadas por las inundaciones provocadas por la elevación del nivel del mar, que para 2080 podría incrementarse en 1.3 metros.

No correrán mejor suerte naciones andinas como Bolivia, Perú y Ecuador, donde el derretimiento de los glaciares -como el boliviano Chacaltaya, que retrocedió varios kilómetros cuadrados en los últimos años- complicarán la disponibilidad de agua potable.

La elevación de la temperatura del océano y la acidificación del agua afectará los corales y manglares de América Central casi hasta su desaparición y causará el desplazamiento de los cardúmenes del sureste del Pacífico, obligando a mudar las pesquerías.

Las capas de hielo polar comenzarán a derretirse, abriendo un pasaje interoceánico en el Polo Norte que hará que el canal de Panamá de vuelva obsoleto, afirmaron los investigadores.

Ahora ve
No te pierdas