Carstens, entre los mejores reformadores

El Secretario de Hacienda es uno de los siete principales a nivel mundial, según el BM; la reducción de impuestos, entre otras cosas, le valió conseguir el título.
WASHINGTON (CNNExpansión) -

Agustín Carstens fue reconocido el viernes como un personaje destacado a nivel global "por su compromiso con las reformas y el mejoramiento del clima de inversión" en México, informó el IFC (Internacional Finance Corporation) en un comunicado de prensa.

El reconocimiento se otorgó en el marco del evento inaugural del Club de Reformadores, iniciativa del Banco Mundial y de la Agencia de los Estados Unidos para el Desarrollo Internacional (USAID), que destaca la labor de los mejores en este campo.
México apareció como el principal reformador de América, en el último informe Doing Business (Haciendo Negocios) que elabora el IFC y el Banco Mundial. Guatemala también figuró en el reporte por la efectividad de su sistema innovador, que facilita el trámite del registro de empresas.
Los siete reformadores que recibieron el reconocimiento son:
•     Agustín Carstens, secretario de Hacienda, México.
•     Mahmoud Mohieldin, ministro de Inversiones, Egipto.
•     Zurab Nogaideli, primer ministro de Georgia.
•     Hugo Eduardo Beteta Méndez-Ruiz, ministro de Hacienda, Guatemala.
•     Donald Kaberuka, presidente del Banco Africano de Desarrollo y ex ministro de Hacienda, Rwanda.
•     Vincent Van Quickenborne, secretario de Estado de Simplificación
Administrativa, Bélgica.
•     Charles Mutalemwa, secretario permanente, Ministerio de Planificación, Tanzania.

Paul Wolfowitz, presidente del Banco Mundial, habló sobre la importancia de hacer anual este evento e hizo de los reformadores, los primeros miembros del club.

El proyecto Doing Buisness analiza las reformas que agilizan el registro de empresas, la normativa comercial, la protección de los derechos de propiedad y la creación de nuevos empleos.

México, destaca como el principal reformador de América durante el último año, por implementar una ley de títulos valores que refuerza las medidas de protección de los inversionistas y resguarda a los pequeños accionistas. También por reducir el tiempo utilizado para echar a andar una empresa, de 58 a 27 días y disminuir en 29% los impuestos en 2006.

Ahora ve
No te pierdas