Identifican a atacante de universidad

Un estudiante surcoreano de la Universidad Virginia Tech fue el responsable de al menos 30 muer Cho Seung-Hui, de 23 años, era un residente permanente legal en EU.
Cho Seung-Hui, de 23 años, un estudiante nativo de Corea del
BLACKSBURG, Virginia, EU (AP) -

Un estudiante surcoreano de la Universidad Virginia Tech fue el responsable de al menos 30 muertes en la matanza el lunes en ese centro académico, informó este martes la policía.

En conferencia de prensa, la policía universitaria identificó al atacante como Cho Seung-Hui, de 23 años, un estudiante nativo de Corea del Sur.

La policía universitaria dijo que el individuo se suicidó, elevando a 33 el numero total de muertos en la peor matanza a tiros en la historia estadounidense.

El Departamento de Seguridad Interna confirmó que era un residente permanente legal.

Además, las pruebas balísticas demuestran que uno de los revólveres usados en la matanza en uno de los edificios es el mismo que el usado en la otra matanza, en otro edificio dos horas antes, dijeron las autoridades.

Se sospecha que el individuo mató primero a dos personas en la residencia estudiantil West Ambler Johnston, y luego a 30 en Norris Hall, una facultad de ingeniería.

''Ciertamente es lógico pensar que Cho fue el agresor en ambos casos'', pero no hay seguridad plena, dijo el coronel policial Steve Flaherty, de la Policía Estatal de Virginia.

Cho se suicidó después de los ataques, y la policía hasta ahora ignora el motivo del crimen.

''Era un tipo solitario y estamos teniendo dificultades para hallar información sobre él'', dijo Larry Hincker, portavoz de la universidad.

El primer incidente ocurrió en una residencia estudiantil, donde el hombre mató a dos estudiantes. Luego, en la facultad de ingeniería, murieron 30 alumnos. El atacante finalmente se suicidó con un disparo en la sien.

''Sabemos que era un hombre asiático, residente de una de las residencias estudiantiles'', dijo Steger el martes en entrevista con CNN, confirmando por primera vez que el asesino era un alumno de la universidad.

Charles Steger, rector de Virginia Tech, defendió la decisión de las autoridades universitarias de no alertar de inmediato a los estudiantes acerca del primer tiroteo. Algunos estudiantes dijeron que la primera información fue enviada por correo electrónico a las 9:26 de la mañana, luego que el segundo tiroteo ya había comenzado.

Steger señaló que las autoridades intentaron informar a los estudiantes que ya se hallaban en la universidad, no aquellos que viajaban hacia el recinto.

''Alertamos a los estudiantes que pensamos serían afectados de manera más inmediata'', declaró a CNN. ''Creíamos que si los confinábamos en las aulas, los mantendríamos más seguros''.

Según Steger, los investigadores ignoraban que había un homicida suelto en la universidad en el intervalo entre ambos tiroteos pues el primero podría haber sido un homicidio seguido de un suicidio.

Dos estudiantes dijeron al canal de televisión NBC que ignoraban que había ocurrido un tiroteo en el dormitorio cuando llegaron a un aula donde se dictaban clases de alemán. Posteriormente, el atacante abrió fuego en esa aula.

Derek O'Dell, que recibió un balazo en un brazo, dijo que el atacante disparó en medio de un ''silencio inquietante'', sin ''un objetivo específico. Se limitó a disparar a cualquier persona que pudo''.

Luego que el pistolero disparó en la habitación, los estudiantes pudieron oír cuando baleaba a otras personas en un corredor, dijo O'Dell.

Añadió que entonces los alumnos trancaron la puerta con varios objetos para impedirle el retorno al agresor, quien sin embargo lo intentó.

''El no podía abrir la puerta así que comenzó a dispararle a la puerta, pero las balas no pasaron'', dijo O'Dell.

La matanza ha dejado acongojada a esta tranquila población montañosa, donde los habitantes ahora lloran por las víctimas y tratan de hallarle razón a un suceso que desafía toda comprensión.

Ahora ve
No te pierdas