Alta participación en elecciones Francia

La nación europea votaba el domingo para elegir a un nuevo líder entre Sarkozy y Royal; el país se encuentra dividido y necesita reformas económicas.
Sarkozy fue de los primeros en votar (Reuters).
PARÍS (CNN) -

Francia votaba el domingo en las elecciones presidenciales, donde el conservador Nicolas Sarkozy afronta el duro reto de la socialista Segolene Royal, que aspira a ser la primera mujer en alcanzar la jefatura del Estado.

A las 10:00 horas GMT, el Ministerio del Interior informó de una tasa de participación del 31.21%, bastante superior al 21.4% del 2002. Se trata del mejor dato en unas elecciones presidenciales desde 1981 y podría deberse al buen tiempo y el incremento en el registro de votantes.

Sarkozy, ex ministro del Interior, tiene una estrecha ventaja sobre Royal en la mayoría de los sondeos de opinión previos al cierre de la campaña, pero aparentemente ninguno de los dos logrará la mayoría absoluta, abriendo el camino a una segunda vuelta el 6 de mayo.

La campaña estuvo dominada por llamamientos al cambio tras 12 años de gobierno del conservador Jacques Chirac, después de los cuales una de las naciones más ricas y cultas del mundo está dividida y necesita reformas económicas, creación de empleo y una dosis de fe en sí misma.

No es posible descartar las sorpresas, porque las encuestas indican que hasta un tercio de los 44.5 millones de electores aún no estaba seguro sobre su voto, lo que da esperanzas al centrista François Bayrou y al veterano líder de la extrema derecha Jean-Marie Le Pen.

"¡Cualquier cosa puede suceder!", señaló Le Parisien en su portada. Le Journal du Dimanche tituló "¡Apasionante!".

A primera hora, se formaron colas en las cabinas de votación en una soleada mañana en París.

"Va a ser una segunda vuelta entre Sarkozy y Segolene", dijo Laurence Rouquette, una comerciante de antigüedades de 40 años, mientras votaba en uno de los barrios más ricos de París.

"Habitualmente voto por los candidatos menores, pero esta vez voté por uno de los principales", agregó.

Sonriente junto a su esposa, Cecilia, Sarkozy, de 52 años, fue el primero de los candidatos destacados en votar.

Sarkozy dijo a los periodistas que estaba "centrado" en instar al voto: "Lo que es muy importante es que los franceses voten en grandes cantidades, en un gran momento para la democracia francesa", dijo.

Personalidad y política

La campaña se centró tanto en la personalidad como en la política, aunque la tasa de desempleo de más de un 8% y un crecimiento económico decepcionante han sido asuntos destacados, justo dos años después de los disturbios en zonas empobrecidas.

Royal, de 53 años, prometió crear 500.000 empleos para los jóvenes y elevar el salario mínimo y las pensiones, pero sostiene que no subirá los impuestos. Sus rivales dicen que es incompetente.

Royal ha prometido construir una Francia "más justa y fuerte", en la que todos los ciudadanos sean iguales.

Sarkozy, hijo de un inmigrante húngaro, ha adoptado una línea dura contra el crimen y la inmigración ilegal y es considerado como el candidato más proclive a los negocios por los mercados financieros, mientras sus rivales lo muestran como un político peligrosamente autoritario.

La primera ronda de la votación comenzó el sábado en algunos territorios franceses de ultramar. Los primeros sondeos de opinión sobre un posible resultado se esperan al cierre de la votación, a las 20:00 hora local.

Ahora ve
No te pierdas