Casamenteras en Japón buscan bebés

Las "celestinas" buscan casar a las parejas para procrear más bebés; la población nipona envejece y la tasa de natalidad disminuye.
FUKUI, Japón (CNN) -

Al entrar en la casa de su vecino para tomar té verde con torta de porotos rojos, Ikuko Juryo saca una foto de un joven soltero.

"Tiene un buen prospecto matrimonial", dice ella. "Trabaja para el gobierno local. Puede que su familia posea una casa".

Orgullosa de ser una entrometida casamentera, Juryo pertenece a un grupo de 200 mujeres en Fukui que realiza visitas puerta a puerta a personas solteras, en un intento por casarlas y elevar el índice de natalidad de la durmiente prefectura del oeste de Japón.

Subsidiados por el gobierno local, los casamenteros han ayudado a unas 50 parejas a dar el sí en el último año.

También se les atribuye haber ayudado a Fukui a convertirse en la única de las 47 prefecturas de Japón en elevar su tasa de fertilidad, el número promedio de hijos que una mujer tiene en toda su vida, en el 2005, mientras la cuenta nacional llegó a un piso récord de 1.26.

En comparación, la tasa de fertilidad de Fukui fue de 147 en el 2005.

Las labores de Juryo, desde golpear puertas hasta organizar fiestas celestinas, reflejan los obstáculos a los que Japón se enfrenta para revertir su tasa de natalidad de cara a una población que envejece rápidamente.

La población de Japón de alrededor de 128 millones de personas está presta a disminuir en los próximos años, ya que el número de ancianos supera con creces al número de nacimientos. Japón es hogar de la mayor proporción de personas mayores, con el 20% de la población total por sobre los 65 años.

Shoko Mitsunari, la octogenaria directora del grupo, dice que hacer que la gente se comprometa y tenga hijos no es tarea fácil, una situación impensable cuando ella era joven y la mayoría de las mujeres se casaban a los 20 años.

"La gente necesita saber que si no se casa y tiene hijos, el país simplemente se ira muriendo", dijo, sumándose a las visitas casamenteras. "No es un problema solamente para el individuo".

Trabajo y familia

Los académicos vinculan el origen de la tasa de natalidad decreciente de Japón con la rápida expansión económica en la década de 1970, cuando más mujeres iban a las universidades y empezaban a trabajar a tiempo completo.

Desde entonces, un número cada vez más grande de mujeres ha pospuesto tener hijos u optado por no casarse y no procrear en general.

El fenómeno no es exclusivo de Japón. Pero el país se ha quedado atrás respecto de otras naciones como Suecia, Estados Unidos y Francia en hallar modos de ayudar a los padres a equilibrar el trabajo y la familia, dijo Makoto Atoh, un profesor de la Universidad Waseda en Tokio.

"A menudo se culpa al gobierno por no hacer lo suficiente, pero ese no es necesariamente el caso, cuando uno se fija en cómo ha abreviado las jornadas laborales y creado guarderías infantiles", dijo Atoh. "El problema tiene más que ver con que la gente no usa las medidas tomadas para tal efecto".

Las largas horas de trabajo para los ambiciosos hombres y mujeres de carrera, al igual que las reuniones de negocios a altas horas de la noche, entorpecen la vida familiar.

 Los altos precios de los servicios de guardería también son una traba.

"El problema de las largas jornadas de trabajo ha sido pasado por alto en el pasado, porque los gremios son débiles, pero esto necesita cambiar si la gente debe ser alentada a tener hijos", señaló Atoh.

Dinero a cambio de hijos

Pero eso puede cambiar a medida que las compañías empiecen a repartir más asistencia a menores y tiempo libre para los empleados con hijos.

El conglomerado de internet Softbank Corp. planea premiar a los empleados con 50,000 yenes, unos 425 dólares, cuando tengan su primer hijo, con 100,000 yenes por su segundo y más para familias más grandes.

Los empleados que tengan un quinto hijo recibirán 5 millones de yenes.

La esperanza es que Japón supere su demografía sesgada con una proporción de personas de 14 años o menos prevista a caer al 8.0 por ciento en el 2055, desde el 14% actual, generando preocupación por una crisis de pensiones, un punto de inflexión laboral y un daño al potencial de crecimiento.

Softbank Corp. también permitirá a su personal trabajar menos horas y tomarse más días libres mientras crecen sus hijos.

"Beneficiará a nuestra compañía a largo plazo", dijo el portavoz Makiko Ariyama. "Queremos evitar que las mujeres quieran dejar la compañía una vez que tengan hijos".

En la empresa de aparatos electrónicos Matsushita Electric Industrial Co. Ltd., casi la mitad de los 76,000 empleados recibirá la opción de trabajar desde casa una o dos veces a la semana a partir de abril.

En zonas regionales, no obstante, donde el cuidado de niños es un asunto menos urgente ya que las parejas tienden a vivir cerca de sus familias, el foco está en armar las parejas.

Hiroe Takaoka es una de las mujeres solteras que el grupo celestino está dispuesto a casar.

Pero por ahora esta empleada municipal de 23 años se está resistiendo, incluso después de recibir de una casamentera la foto de un soltero con todos los requisitos hace varios meses.

"Cualquier hombre de buen aspecto estaría bien, pero cuando vi la foto, él parecía tan viejo. Tal vez tenía poco más de 30 años", dijo. "Yo soy joven todavía. No tengo que casarme pronto".

Ahora ve
No te pierdas