Votarán mañana ley sobre aborto en DF

La Asamblea Legislativa votará el martes una propuesta para despenalizar el aborto; en América Latina y el Caribe, el aborto sólo está legalizado en Cuba, Puerto Rico y la Guyana.
CIUDAD DE MÉXICO (AP) -

La Asamblea Legislativa de la capital votará el martes una propuesta para despenalizar el aborto en la ciudad de México, un tema que ha dividido a una sociedad mayoritariamente católica y que incluso ha atraído la atención del Papa Benedicto XVI.

Los promotores de la iniciativa aseguran que será aprobada por mayoría pese a la oposición de la Iglesia católica, que ha advertido la excomunión de los legisladores, y de grupos conservadores afines que han pedido infructuosamente la realización de un referéndum antes de votarla.

''Afortunadamente se va a aprobar... y esto viene a poner al Distrito Federal a la vanguardia'' en la región, afirmó el lunes Leticia Quezada, diputada del partido izquierdista de la Revolución Democrática (PRD) y presidenta de la Comisión de Equidad y Género de la asamblea local.

En América Latina y el Caribe, el aborto sólo está despenalizado en Cuba, Puerto Rico y Guyana.

Algunos países, como hasta ahora ocurre en México, tienen ciertas excepciones como que la madre haya sido violada o que el producto presente malformaciones. En otros como Chile, El Salvador y Nicaragua, está prohibido bajo cualquier circunstancia.

La Asamblea Legislativa está dominada por diputados del PRD (34), que han adelantado un voto a favor del proyecto, y a ellos se han sumado los 12 legisladores de otros cinco partidos minoritarios en el recinto.

El partido conservador Acción Nacional (PAN) ha dicho que sus 17 diputados locales votarán en contra. En ese mismo sentido se han pronunciado los tres legisladores del minoritario Verde Ecologista de México.

De cumplirse el pronóstico, habría un apoyo mayoritario por 46 votos contra 20.

Frente a este escenario, el PAN y grupos conservadores han dicho que impulsarían un recurso de inconstitucionalidad para impedir la entrada en vigor de las reformas al Código Penal de la capital que permitiría la interrupción del embarazo en las primeras 12 semanas de gestación y reduciría la pena a las mujeres que aborten después de ese tiempo.

La posibilidad de la despenalización ha enojado a la Iglesia católica mexicana, que la semana pasada recibió el respaldo del Papa Benedicto XVI, quien manifestó su ''preocupación'' por la iniciativa y llamó a los obispos a defender el derecho a la vida.

Para el especialista en temas religiosos, Bernardo Barranco, el debate se mueve tanto en lo político como en lo ideológico.

Político por el enfrentamiento de posiciones de los diversos partidos, e ideológico ''en términos de tradición-modernidad, que por un lado muestra un país rural que acata las directrices morales, y por otro la modernidad de un país secular, laico, que construye sus propios parámetros en función de la ética pública'', dijo Barranco a la AP.

Tanto en la capital como en todo México, más del 90% de los habitantes se asumen como católicos.

Las posiciones a favor y en contra se han manifestado de muy diversas formas: anuncios pagados en diarios, mensajes televisivos, carteles en las calles, marchas que en el caso de los grupos conservadores han llegado a ser encabezados por jerarcas católicos, e incluso arengas desde el púlpito.

En la justificación del dictamen, la Asamblea Legislativa señala que entre 2005 y 2006 se atendieron unos 7,000 casos de aborto en el sistema de salud público, y se estima que unas 28,000 lo hicieron de manera clandestina.

La sede de la asamblea local se encuentra desde la semana pasada resguardada por elementos policiacos para proteger a los legisladores.

Ahora ve
No te pierdas