México lugar 12 en desastres naturales

Los sismos y huracanes son los principales riesgos a los que se enfrenta el país; ocurren en 30% de los casi dos millones de kilómetros del territorio nacional.
El tornado afectó a la comunidad de Piedras Negras en Coahui
CIUDAD DE MÉXICO (Notimex) -

México ocupa el lugar 12 entre los países más propensos a ser afectados por desastres naturales, señaló el director del Centro Nacional de Prevención de Desastres (Cenapred), Roberto Quaas Weppen.

Durante el Primer Foro Universitario de Protección Civil, realizado en la Universidad Autónoma Metropolitana (UAM), expuso que "los principales riesgos que afrontamos son los sismos, para los que advirtió aún no estamos suficientemente preparados".

Destacó la probabilidad de que ocurra una pandemia de influenza, debido a que el virus que actualmente se transmite a las aves muta y cuando se contagie de hombre a hombre podría provocar un desastre global para la que tampoco se tiene capacidad de respuesta.

La cultura de la prevención ha demostrado que es posible disminuir el número de víctimas y los daños a la infraestructura provocados por un fenómeno natural, señaló de acuerdo con un comunicado de la UAM.

Según los resultados de un estudio realizado por el Cenapred y la Comisión Económica para América Latina, entre 1980 y 1999 se registraban 500 muertos cada año por causas vinculadas a desastres, promedio anual que disminuyó a 137 víctimas entre 2000 y 2005.

"Se trata de una disminución drástica en cuanto a la pérdida de vidas, que es al final de cuentas el objetivo fundamental de la protección civil", dijo.

Sin embargo, en los mismos periodos, las pérdidas en bienes materiales se incrementaron de 700 millones de dólares a más de mil millones debido a los daños provocados por los huracanes Stan y Wilma.

El directivo señaló que de acuerdo con una tabla sobre la regionalización del riesgo en el país realizada por el Cenapred, los principales fenómenos naturales como sismos y huracanes ocurren en 30% de los casi dos millones de kilómetros del territorio nacional.

A diferencia de otros fenómenos, dijo, los sismos no se pueden prever, por lo que ante la incertidumbre "debemos estar siempre preparados".

Además de estar conscientes de que la ocurrencia de desastres es resultado de la incapacidad de las sociedades para adaptarse a su medio natural, lo que torna necesario hacerlo de una manera adecuada con el fin de disminuir la vulnerabilidad.

El Cenapred, dijo, trabaja actualmente junto a otras instituciones gubernamentales y académicas en el diseño de un atlas nacional de riesgo.

Lo anterior permitiría prever efectos tales como el probable número de víctimas, el costo para los gobiernos locales y para el federal, cuáles son las zonas más frágiles, pero sobre todo anticipar la toma de decisiones.

Ahora ve
No te pierdas