El DF se prepara para hacer abortos

Los primeros abortos en la ciudad de México podrán realizarse a partir de la próxima semana; las interrupciones se llevarán a cabo en 14 de los 28 hospitales públicos que hay en el DF.
CIUDAD DE MÉXICO (AP) -

Los primeros abortos programados en la ciudad de México, tras la despenalización del aborto durante las 12 semanas iniciales de gestación, podrán realizarse a partir de la próxima semana cuando se publiquen los lineamientos que deberán seguirse en los hospitales públicos locales.

El alcalde capitalino Marcelo Ebrard publicó este jueves las modificaciones al Código Penal y adecuaciones a la Ley de Salud locales que permiten la interrupción del embarazo en las primeras 12 semanas y reducen la pena de prisión para las mujeres que lo hagan después de ese tiempo.

Las reformas entrarán en vigor el viernes, un día después de haber sido publicadas en la Gaceta Oficial, con lo que la ciudad de México se convertirá en el cuarto lugar en el continente en tener despenalizado el aborto junto con Cuba, Guyana y Puerto Rico.

''Nosotros estamos en condiciones de hacerlo a partir de mañana (viernes), pero lo vamos a hacer cuando nos lo autorice el área jurídica'', dijo este jueves el secretario de Salud de la ciudad Manuel Mondragón.

Esa autorización, señaló, se dará al momento de la publicación de los lineamientos que incluyen los requisitos necesarios tanto para las mujeres como para los hospitales, aunque hay algunas excepciones.

Dijo que se acordó publicarlas la próxima semana, pese a que tienen un plazo de hasta 60 días.

Explicó que si entre el viernes y la fecha anterior al establecimiento de los lineamientos llega una mujer en el límite de las 12 semanas de embarazo a pedir que le practiquen un aborto, será atendida.

''No se viola nada porque está autorizado en casos extremos de tiempo'', dijo Mondragón.

Los abortos se realizarán en 14 de los 28 hospitales que dependen del gobierno de la ciudad, en los cuales Mondragón aseguró que se tiene capacidad para practicar hasta 7 interrupciones al día.

Dijo que sólo las mujeres de la ciudad de México podrán ser atendidas, sin embargo, se hará una excepción para las de otro estado siempre que sea una emergencia.

Las mujeres deberán comprobar que son residentes de la capital y las menores de edad deberán tener la autorización de los padres o tutores.

No se cobrará nada.

Mondragón aseguró que se respetará a los ''objetores'', es decir a los doctores que por cuestiones personales o de creencia decidan no practicar un aborto.

Hasta antes de la modificaciones, la ley en México sólo excluía de penalidad a las mujeres que abortaran cuando el embarazo fuese resultado de una violación, el feto presentara alteraciones congénitas que implicaran daños físicos o mentales, o cuando la madre corriera peligro.

Durante el 2006, los hospitales capitalinos atendieron 7,437 abortos, de los cuales 1,672 fueron menores de 19 años y 263 menores de 15.

Además de despenalizarse la interrupción, las reformas redujeron la pena de prisión a entre tres y seis meses para las mujeres que aborten después del plazo fijado. Antes de la reforma, la pena era de uno a tres años de cárcel.

El partido conservador Acción Nacional, que votó en contra en la asamblea, ha dicho que buscará interponer un juicio de inconstitucionalidad para revertir las reformas.

Los únicos que pueden iniciar un juicio de ese tipo son los legisladores locales y el gobierno federal a través de la Procuraduría General de la República.

En la presidencia han comentado que se analizan las modificaciones para tomar una decisión sobre si impulsa o no el juicio.

La Iglesia católica se opuso en todo momento a la iniciativa e incluso fue respaldada por el Papa Benedicto XVI.

Antiabortistas han anunciado clausuras simbólicas e incluso bloqueos de las clínicas públicas dependientes del gobierno capitalino.

Ahora ve
No te pierdas