México quita cárcel para indocumentados

Se eliminó la sanción de 10 años de prisión para los extranjeros que no tienen papeles;
CIUDAD DE MÉXICO (Notimex) -

La Cámara de Diputados aprobó una reforma a la Ley General de Población que elimina la sanción de hasta diez años de cárcel a los extranjeros que ingresan al país sin  documentos migratorios, lo que beneficiará a los centroamericanos y sudamericanos que utilizan el país para llegar a Estados Unidos.

"Es una reforma que se aprobó por unanimidad y es histórica, ya que por años México era uno de los países con una de las legislaciones más agresivas en contra de los inmigrantes indocumentados", expuso el diputado federal Edmundo Ramírez Martínez.

En un comunicado, destaca que la reforma aprobada y enviada al Senado para su análisis y aprobación, modifica la legislación que impone penas de hasta de diez años de prisión y multa de hasta cinco mil pesos al extranjero que habiendo sido expulsado se interne de nuevo al territorio nacional.

Los diputados derogaron el Artículo 119 de esa ley, el cual establece penas de hasta seis años de prisión y multas de cinco mil pesos al extranjero que habiendo obtenido autorización para internarse al país, por incumplimiento o violación de las disposiciones administrativas o legales a que se condicionó su estancia, se encuentre ilegalmente en él.

El coordinador del Grupo de Migración, Edmundo Ramírez Martínez, del Partido Revolucionario Institucional (PRI), dijo que también se elimina el Artículo 120 de la Ley General de Población.

Explicó que éste impone multas de hasta de tres mil pesos y penas de hasta 18 meses de prisión al extranjero que haga actividades para las que no esté autorizado conforme a la ley o al permiso de internación que le otorgó la Secretaría de Gobernación.

La reforma también elimina el Artículo 127 de la Ley General de Población, que impone hasta cinco años de prisión al mexicano que contraiga matrimonio con un extranjero con el objeto de que éste pueda radicar en el país.

El secretario de la Comisión de Población, Fronteras y Asuntos Migratorios, dijo que con estas reformas a artículos que penalizan la migración indocumentada, México está en posición de exigir a Estados Unidos un mejor trato hacia los connacionales que trabajan en esa nación.

A su vez, el diputado federal José Jacques, del PRD, expuso que la reforma intenta inhibir los actos de corrupción, abusos y maltrato de los indocumentados en el territorio nacional por las autoridades, y algunas veces de la sociedad civil.

Con la reforma aprobada se cambian hasta años de cárcel para los migrantes extranjeros, por sanciones que van desde una multa de 20 días de salario mínimo vigente en el Distrito Federal hasta 36 horas de trabajo comunitario.

Esta última, cuando alguien acredite la incapacidad e imposibilidad para pagar la multa correspondiente y deberá hacerlo por no más de ocho horas diarias.

Agrega que independientemente del pago de la multa, el extranjero que haya incurrido en los anteriores supuestos deberá hacer los trámites necesarios para regularizar su situación migratoria, de lo contrario será repatriado a su país origen o deportado.

Las reformas establecen que la Secretaría de Gobernación otorgará a los trabajadores migratorios y a sus familiares el permiso de internación, una vez que hayan demostrado que tienen un modo honesto de vivir y cumplan con los requisitos que marca la ley.

Ahora ve
No te pierdas