Muerte y enfermedades en el espacio

La NASA discute los temas de salud a los que se podrían enfrentar en un largo viaje espacial; el qué hacer con un cadáver será uno de los dilemas que esperan responder.
La NASA discute el documento con expertos en medicina y bioé  (Foto: )
CABO CAäAVERAL, Florida (AP) -

¿Cuál es la mejor forma de deshacerse de un astronauta muerto durante una misión de tres años a Marte o en el regreso?

¿Cuándo debe dejarse que muera un astronauta que padece una enfermedad terminal y consume el preciado oxígeno, poniendo además en riesgo a los demás tripulantes? ¿Debe la NASA emplear análisis de ADN para descartar a los astronautas que podrían contraer padecimientos durante un vuelo largo?

La NASA quiere poner a un hombre en Marte en 30 años, y con el descubrimiento reciente del planeta más semejante a la Tierra que se haya visto fuera del sistema solar, la agencia espacial ha comenzado el análisis de algunos dilemas espinosos que traerían consigo los viajes espaciales largos.

Algunas de estas preguntas se esbozan en un documento de la NASA sobre la salud de los tripulantes.

Médicos y científicos de la NASA, con ayuda de expertos en medicina y bioética, esperan responder a muchas de esas preguntas en los próximos años.

''Como se podrán imaginar, a la gente no le gusta hablar de este tema'', dijo Richard Williams, jefe médico de la NASA.

''Tratamos de construir el marco ético para que los comandantes y administradores de una misión puedan tomar algunas de esas decisiones difíciles si se presentan en el futuro''.

Una pregunta resultó tan delicada que ni siguiera se abordó: ¿Cómo lidia alguien con el deseo sexual, al estar entre hombres y mujeres jóvenes durante una misión de años?

El sexo no se menciona en el documento, y ha sido durante mucho tiempo un tema vedado en la NASA.

El documento da detalles sobre algunas cuestiones de salud, como a cuánta radiación pueden estar expuestos los astronautas en los viajes. La respuesta es que ésta no superaría la cantidad que aumentaría en 3% el riesgo de cáncer de un astronauta.

También se menciona que ningún tripulante debería trabajar más de 48 horas a la semana.

En cuanto los pasos para deshacerse de los cadáveres o la necesidad de interrumpir la atención médica a alguien que no pueda sobrevivir, el documento sólo señala que son asuntos en los que la NASA debe definir una política.

''Podría llegar un momento en que algún riesgo considerable de muerte tenga que ser puesto en la balanza, frente al éxito de la misión'', dijo Paul Root Wolpe, experto en bioética en la Universidad de Pensilvania, quien ha asesorado a la NASA desde el 2001.

''La idea de que siempre preferiremos el bienestar de una persona sobre el éxito de una misión suena bien, pero no tiene que convertirse necesariamente en la forma en que se tomarán siempre las decisiones''.

 

Ahora ve
No te pierdas