Demócratas desafían a Bush

La Cámara de Representantes mantiene la propuesta para que las tropas se retiren en 9 meses de la votación sobre la medida fue de 255 votos en contra y 171 a favor.
Con el retiro de Blair, las cosas se complican para Bush (AP
WASHINGTON (AP) -

La Cámara de Representantes, de mayoría demócrata, rechazó este jueves un proyecto de ley que obligaría a retirar las fuerzas estadounidenses de Irak dentro de nueve meses, y a continuación planteó un nuevo desafío al presidente George W. Bush por la forma en que ha conducido la impopular guerra.

La votación sobre la medida para retirarse en nueve meses fue de 255 votos en contra y 171 a favor.

En una jornada de complejas maniobras políticas, los demócratas dijeron que aprobarían la legislación para financiar la guerra en un plan con plazos para retirarse y Bush advirtió que lo vetaría.

Pero el presidente, bajo presión de legisladores de ambos partidos, acompañó su amenaza con un ofrecimiento para llegar a una solución negociada en torno a un proyecto de ley de gastos que establece plazos que el gobierno iraquí debería cumplir.

''El tiempo se está agotando, porque mientras más esperemos más presión pondremos sobre los militares'', dijo Bush, que anteriormente había insistido en lo que llamó un proyecto de ley ''limpio'' de financiamiento de la guerra.

A pesar de la capacidad de Bush para hacer valer sus vetos en la Cámara de Representantes -como lo demostró la semana pasada-, los críticos de la guerra insistieron en desafiarlo de nuevo.

''Esta guerra es una tragedia terrible y es hora de concluirla'', dijo el representante demócrata James McGovern, principal partidario del proyecto para establecer una calendario de retiro de fuerzas en nueve meses. ''Durante cuatro largos y letales años, este gobierno y sus aliados en el Congreso han estado totalmente equivocados acerca de Irak''.

Los republicanos argumentaron que un retiro sería desastroso.

''Este no es el momento para dar una señal de retirada y rendirse. Cómo podría este Congreso abandonar a nuestros hombres y mujeres en uniforme'', afirmó el representante republicano Jerry Lewis.

Los críticos de Bush en el Congreso consideraron que su disposición para exigirle a los iraquíes que cumplan con ciertos plazos es una concesión de su parte, pero indicaron que desean más. ''Los demócratas no le van a dar un cheque en blanco al presidente para una guerra interminable'', dijo Nancy Pelosi, presidenta de la cámara baja.

La ley sobre retiro era promovida por el llamado bloque ''fuera de Irak'' de los demócratas, y dirigentes de los dos partidos habían vaticinado que no obtendría los votos necesarios para su aprobación.

Para respaldar el punto de vista de Pelosi, los demócratas presentaron una legislación a ser votada que proporcionaría fondos para la guerra en dos entregas. La primera porción cubriría los costos hasta el 1 de agosto; 42,800 millones de dólares para adquirir equipo y entrenar a las fuerzas de seguridad iraquíes y afganas.

Bajo el proyecto de ley, se requeriría que el Congreso efectúe otra votación a mediados de año para liberar 52,800 millones de dólares adicionales, dinero necesario para cubrir los costos hasta que concluya el año fiscal el 30 de septiembre.

''Rechazamos esa idea. No funcionará'', declaró el presidente tras reunirse con líderes militares en el Pentágono.

Funcionarios demócratas que hablaron en privado dijeron que Pelosi aceptó permitir la votación sobre la medida del retiro de soldados con la esperanza de que los integrantes del partido se unirían para respaldar el proyecto de ley de financiamiento.

Sin embargo, en un ambiente político cada vez más complejo, incluso se consideró que esa medida ya habría muerto a su llegada al Senado, donde los demócratas sólo cuentan con la mayoría por un estrecho margen y las normas le permiten a los republicanos tener influencia para bloquear la legislación.

Ahora ve
No te pierdas