Reforma en Francia, promete Sarkozy

Una de sus primeras medidas será disminuir los gastos públicos, reduciendo su gabinete a la mit de los 15 ministros planeados por el presidente electo, algunos serán socialistas y 50% mujeres
PARÍS (CNN) -

El presidente electo de Francia, Nicolas Sarkozy, pasó el fin de semana en una casa de campo conformando un nuevo equipo de gobierno, que resaltará su determinación de reformar el Estado.

Con la intención de reducir los gastos del sector público, Sarkozy afirmó que nombrará a 15 ministros, la mitad del número actual, y además asegura que siete de ellos serán mujeres.

Sarkozy, quien el miércoles asumirá como presidente de Francia luego de una sólida victoria electoral el 6 de mayo, también pretende ofrecer puestos a políticos izquierdistas de la oposición, para mostrar su disposición a superar las divisiones y aprovechar las capacidades de otros líderes.

Ello significa que algunos de sus asesores más cercanos podrían ser excluidos del gabinete, mientras que otros ministerios desaparecerán debido a la esperada reforma.

"Es cierto que es muy difícil, pero hay una gran ventaja: la composición del Gobierno también podría ser la ocasión para una reforma estatal", dijo el ex primer ministro Jean-Pierre Raffarin.

Raffarin fue uno de los numerosos políticos influyentes que el sábado visitaron a Sarkozy en la casa de campo, que se encuentra ubicada en los terrenos del Palacio de Versalles en las afueras de París.

Otro visitante del refugio fue Francois Fillon, quien ha sido considerado ampliamente como el próximo primer ministro y es visto como un político confiable luego de que en el 2003, implementó con éxito una reforma en el sistema de pensiones.

Una de las grandes sorpresas se produjo en la cartera de Relaciones Exteriores, ya que –de acuerdo a fuentes políticas-, Sarkozy ha contactado al ex ministro de tendencia socialista Hubert Vedrine para que ocupe el cargo.

El respetado Vedrine, quien lideró la diplomacia francesa durante la crisis de Kosovo en 1999, aún no ha entregado una respuesta, pero el líder del Partido Socialista, Francois Hollande, hizo el sábado una advertencia a sus socios para que detengan el avance de Sarkozy.  Hollande es también pareja de la ex contrincante de Sarkozy, la también socialista Ségolène Royal.

"Cuando uno es fiel a lo que hace, a aquellos a los que ha servido, a lo que cree, uno tiene que ser coherente", sostuvo Hollande, quien lucha para mantener la unidad de su partido tras la tercera derrota consecutiva de los socialistas en elecciones presidenciales.

Ahora ve
No te pierdas