Pueblo de EU se opone a muro fronterizo

Habitantes de Arivaca se oponen al proyecto que instalará torres de seguridad en la frontera; agrumentan que este plan será como un 'Big Brother' que pondra en vigilancia a todo el pueblo.

Un proyecto piloto para instalar una red de torres de vigilancia de última tecnología en parte de la frontera de Estados Unidos con México se ha topado con la feroz oposición de los habitantes del pueblo de Arivaca, en Arizona, que llaman al plan "Big Brother".

La agencia de aduanas y protección fronteriza de Estados Unidos está instalando una red con nueve torres equipadas con radar y cámaras de visión nocturna para supervisar un tramo de 45 kilómetros de la frontera cercano a Arivaca, al suroeste de la ciudad de Tucson.

Es la primera prueba para el brazo de comunicaciones y tecnología de la Iniciativa Frontera Segura del Gobierno, anunciada en el 2005. Según las autoridades, la denominada "SBInet" se extenderá a unos 10,000 kilómetros en segmentos de las fronteras con México y Canadá en los próximos años.

Los habitantes de este remoto y desértico pueblo ranchero, con una población de 1,500 personas, han realizado cuatro juntas públicas para oponerse al proyecto, que se espera comience a funcionar a fines del mes entrante.

"Es como 'Big Brother'. Pondrá bajo vigilancia a todo el pueblo", dijo la activista C Hues, mientras los residentes se reunían el martes por la noche para un encuentro con las autoridades de protección fronteriza.

"El Gobierno podrá ver y grabar cada movimiento que hagamos, las 24 horas del día. Será vivir como en el patio de una prisión", agregó.

Los habitantes de la comunidad están preocupados particularmente por la torre de 30 metros de altura, rematada con cámaras y radar, que estará ubicada al sur del pueblo, situado a unos 19 kilómetros de la frontera.

"¿Por qué lo están haciendo aquí y no en la frontera? Es atemorizante, no tiene sentido", dijo Melissa Murray, la dueña de una galería de la cercana Tubac.

Ojos en la Frontera

El año pasado fueron arrestadas cerca de 1.1 millones de personas que intentaron cruzar ilegalmente la frontera desde México, más de una tercera parte de ellos en el transitado corredor al sur de Tucson, Arizona.

La Patrulla Fronteriza dijo que el sistema que está siendo construido por la gigante aeroespacial Boeing bajo un contrato estimado en unos 2,000 millones de dólares, es un paso necesario para cerrar la frontera a los inmigrantes ilegales y combatir a los traficantes de droga.

La información recabada por la torres, incluyendo imágenes en vivo y ubicación de cualquier intruso, será transmitida vía satélite en tiempo real desde los centros de comando en Tucson y Sells a las computadoras portátiles de los agentes fronterizos patrullando la zona cercana.

Eventualmente, será integrado a una red más amplia, que contempla una flota de aviones de vigilancia no tripulados Predator B.

"Necesitamos tener ojos en lo que está pasando aquí", dijo el portavoz de la Patrulla Fronteriza en el área de Tucson, Jesus Rodriguez. "No estamos poniendo al pueblo vigilancia, pero sí estaremos viendo cualquier cosa que esté pasando al norte del pueblo", agregó.

Algunos rancheros que viven alrededor de la otrora comunidad minera de oro y plata, respaldan el proyecto, que dicen es necesario para cortar el flujo de inmigrantes ilegales, quienes dañan sus cercas y tiran basura a su paso.

Algunos habitantes locales estimaron que la tecnología encontrará el rechazo en otras áreas rurales, conforme sea instalada en el resto de la frontera del estado, lo que se espera completar a finales del 2008.

"No es sólo Arivaca", dijo el profesor de preparatoria Luke Brannen. "En el futuro, va a afectar a muchas personas en otras comunidades. Siguen ellos", agregó.

Ahora ve
No te pierdas