Sarkozy promete a Francia nueva era

El mandatario electo asumió la presidencia poniendo fin a 12 años de Chirac en el poder; Sarkozy prometió restaurar los valores del trabajo, esfuerzo, el mérito e inventar nuevas soluc
Los derechos humanos y el calentamiento global encabezarán s
PARÍS (AP) -

Nicolas Sarkozy asumió este miércoles la presidencia de Francia con un adiós al mandatario saliente Jacques Chirac y la promesa de actuar rápida y audazmente a fin de preparar al país para una nueva era.

Chirac, al concluir 12 años en el poder, entregó los códigos del arsenal nuclear de Francia a Sarkozy en una reunión privada que constituyó un momento culminante de la transferencia del mando.

Una salva de 21 cañonazos disparada desde el monumento a los Inválidos, donde está enterrado el emperador Napoleón Bonaparte, marcó el cambio en la presidencia luego que Chirac, de 74 años, se despidió con un apretón de manos a la entrada del suntuoso Palacio del Elíseo para luego caminar solo hacia un automóvil que lo aguardaba. Sarkozy, con el gesto adusto, respondió al saludo a distancia y luego dio la mediavuelta para entrar en el que será su nuevo domicilio en los próximos cinco años.

Sarkozy, de 52 años, es conocido por su tono directo y su posición en favor del libre mercado. Después de ser elegido el 6 de mayo con la promesa de reformar la economía y romper con el pasado, asumió como el sexto presidente de la Quinta República que fundó el general Charles de Gaulle en 1958.

Un indicio inmediato del cambio fue la informalidad rodeada de boato en la ceremonia inaugural. Uno de los guardias habló con el hijo menor de Sarkozy, Louis. Otros cuatro hijos de más edad estuvieron igualmente presentes, dos del primer matrimonio de Sarkozy y dos hijastras del primer matrimonio de su esposa Cecilia.

En su primer discurso como presidente, Sarkozy resaltó que fue elegido con un mandato de cambio y afirmó que cumplirá el compromiso.

''El pueblo me confirió un mandato ... lo cumpliré escrupulosamente'', declaró y agregó que cualquier demora ''será fatal''.

Chirac transfirió a su sucesor la sexta economía del mundo tras dos mandatos mayormente anodinos en el campo de las reformas y el crecimiento del producto bruto interno, un elevado desempleo y una gran masa de inmigrantes que no ha sido asimilada por la sociedad gala.

Sarkozy se granjeó enemigos en su marcha a la presidencia y es odiado por la izquierda. Una manifestación contra el nuevo presidente tendrá lugar dentro de una horas en la Plaza de la Bastilla, donde la semana pasada las protestas postelectorales degeneraron en varias noches de destrozos y violencia callejera.

''Nunca ha sido tan peligrosa para Francia la oposición al cambio en un mundo sumido en una mutación total, en el que cada uno intenta cambiar con más celeridad que el otro, donde los retrasos pueden ser fatales'', dijo Sarkozy.

Prometió restaurar los valores del ''trabajo, esfuerzo, el mérito'' e ''inventar nuevas soluciones''.

Sarkozy insistió que los temas de seguridad, orden, autoridad y la obtención de resultados son las prioridades de su gobierno.

En el terreno global, la protección de los derechos humanos y la lucha contra el calentamiento global encabezarán su agenda, insistió el mandatario.

El nuevo presidente viajará a Berlín para analizar temas europeos con la canciller Angela Merkel.

Además, designará seguramente en los próximos días como primer ministro a Francois Fillon.

Ahora ve
No te pierdas