Grupo especial "SWAT" para México

El cuerpo del ejército para combatir la delincuencia será similar a los de EU; los militares darán soporte a las operaciones policiales.
También la Cámara alta dijo que se deben de actualizar las b
CIUDAD DE MÉXICO (AP) -

Un nuevo grupo especial del ejército creado por el presidente Felipe Calderón para apoyar el combate a la delincuencia será solamente una fuerza de reacción similar a los equipos especiales estadounidenses denominados ''SWAT'', dijo el secretario de Seguridad Pública federal, Genaro García.

El Ejecutivo emitió un decreto la semana pasada por el que se crea el Cuerpo Especial de Fuerzas de Apoyo Federal del Ejército y Fuerza Aérea Mexicanos, el cual quedará integrado dentro de un plazo de 90 días, estará bajo las órdenes del presidente y dependerá técnica, operativa y administrativamente de la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena).

''Sería como el 'SWAT', una fuerza reactiva que da soporte a la operación de orden policial'' dijo García en una reunión con corresponsales extranjeros, aunque no dio más detalles.

El decreto publicado en el Diario Oficial establece que los miembros del cuerpo especial será adiestrado y capacitado en el manejo de situaciones críticas de perturbación o alteración de la paz social y seguridad pública, para restablecer el orden público.

No se ha informado cuánta gente lo integraría.

Calderón, que asumió la presidencia en diciembre, se ha apoyado en el ejército y la armada para tratar de contener una violencia provocada por un enfrentamiento entre carteles de la droga, y que ha dejado unos 1.000 asesinados en lo que va del 2007.

En los últimos días, sin embargo, el ejército ha comenzado a ser cuestionado sobre si está capacitado para realizar labores policiales.

La Comisión Nacional de Derechos Humanos denunció el martes que algunos soldados desplegados en el estado occidental de Michoacán para combatir el crimen estarían involucrados en violaciones, registro ilegales y otros abusos de las garantías de los ciudadanos.

García consideró que el ejército continuará su participación en la lucha contra el crimen y aclaró que no está en sus funciones establecer plazos para su salida.

Las autoridades mexicanas han dicho reiteradamente que la capacidad de fuego de los criminales proviene del tráfico de armas, muchas adquiridas en Estados Unidos, a cuyo gobierno piden un mayor control.

''Sólo en la franja fronteriza México-Estados Unidos, bajando el puente, hay un registro de 6.000 armerías que venden armas de todo tipo... (y) está claro que genera una oportunidad para los narcotraficantes'', dijo.

Añadió que México ya comenzó a trabajar con Estados Unidos para detectar a compradores de armas de origen mexicano.

Ahora ve
No te pierdas