Wolfowitz, fuera de la agenda del G8

El tema que sería un punto de fricción en la Cumbre, quedó atrás; ahora los países discutiran acerca de los fondos de alto riesgo, África y el cambio climático.
WERDER-HAVEL, Alemania (AP) -

El ministro de Finanzas de Alemania advirtió este viernes que no debe esperarse un acuerdo inminente sobre cómo hacer para que los fondos de alto riesgo sean más transparentes.

Dijo que el acuerdo es posible y podría llegar en los próximos meses.

Peer Steinbrueck efectuó sus declaraciones en un encuentro con sus colegas del Grupo de los Ocho países más industrializados del mundo.

Los ministros comenzaron su reunión de dos días liberados de un posible punto de fricción: el futuro del presidente del Banco Mundial Paul Wolfowitz, que anunció su renuncia el jueves. Los funcionarios europeos presionaban para que el estadounidense, que canceló un viaje al encuentro que se realiza en las afueras de Berlín, se alejara de su puesto.

Steinbrueck expresó sus esperanzas de que los ministros abordaran durante la reunión los temas de los fondos de alto riesgo, la ayuda al África y el cambio climático.

El G-8 está integrado por Alemania, Canadá, Estados Unidos, Francia, Gran Bretaña, Japón, Italia y Rusia.

Alemania se ha focalizado en una mayor supervisión de los fondos de alto riesgo durante su presidencia del G-8, y ha alentado un código de conducta voluntario en vista a la rápida expansión de esos fondos, que con frecuencia quedan fuera del alcance de las normativas.

Steinbrueck admitió, sin embargo, que será necesario un período de discusiones entre los gobiernos y dentro de la industria, con el fin de llegar a la forma de evitar ''riesgos sistemáticos para los mercados financieros mundiales, especialmente para Estados Unidos''.

''Mi meta es acordar con la industria, con los fondos de riesgo, una especie de código de conducta, y creo que es posible, (aunque) no en las próximas semanas, no en las próximas 24 horas, pero en los próximos meses'', sostuvo Steinbrueck.

El tema genera ciertas tensiones para algunos de los miembros del G-8. Gran Bretaña, Estados Unidos y Japón, aún se oponen a una regulación estricta.

''Nadie cree en una regulación supranacional'', declaró Steinbrueck. ''Estamos interesados en un enfoque indirecto''.

A finales del 2006, operaban en todo el mundo cerca de 9,400 fondos de alto riesgo que controlaban activos valuados en cerca de 1.4 billón de dólares. Eso equivale a más del doble de los fondos que había hace cinco años.

Ahora ve
No te pierdas