Wolfowitz se mantendrá al margen del BM

Antes de dejar la institución, el presidente del Banco espera reunirse con el personal; en una carta al directorio sugirió dejar las tareas operativas a sus dos directores-gerentes.

Un día después de dar un paso al costado como presidente del Banco Mundial, Paul Wolfowitz dijo que se mantendrá al margen de la toma de decisiones diaria, al argumentar que su mayor tarea antes de dejar la institución el 30 de junio es reunirse con el personal.

En una carta al directorio, Wolfowitz sugirió que deja las tareas operativas del banco a sus dos directores-gerentes, incluidas las reuniones externas.

También dijo que realizaría un viaje de despedida a África, pero que primero consultaría con el directorio el tema.

Su carta pareció buscar anticiparse a una decisión del directorio del banco que se esperaba para el viernes sobre la transición en el liderazgo de la institución.

La decisión de renunciar comunicada el jueves tuvo lugar después de que un panel llegó a la conclusión que había incumplido las reglas éticas al premiar a su novia con un ascenso y aumento salarial en el 2005, lo que generó indignación entre el personal de la institución.

"A pesar de las emociones que probablemente la mayoría de nosotros estamos sintiendo ahora, creo que debemos seguir adelante con un espíritu de perdón, tanto por el bien de ambos como individuos como por el bien de la misión del banco de servir a los sectores pobres del mundo", dijo Wolfowitz en la carta.

Wolfowitz dijo que está preparado para ayudar en algunos temas estratégicos, como el presupuesto 2008, en el cual estuvo profundamente involucrado, y agregó: "pero por lo demás planearía dejar el trabajo diario de las reuniones del consejo a los directores gerentes".

Uno de los dos directores gerentes de Wolfowitz, Graeme Wheeler, solicitó al funcionario que renuncie para poner fin a la crisis provocada por el ascenso de la experta del banco en Oriente Medio y novia del funcionario, Shaha Riza.

Wolfowitz dijo que intentaría reunirse de forma individual con el personal.

"Tras alcanzar ayer un difícil consenso, es de vital importancia que trabajemos juntos para restaurar la calma y la confianza, y animemos al personal a que se enfoque en su importante trabajo", dijo Wolfowitz.

El funcionario señaló que se vio inundado de llamadas telefónicas de apoyo por parte del personal y de gente con la que mantuvo contacto durante sus dos años al frente del banco.

Sin embargo, los comentarios de los empleados publicados en un sitio web interno dieron cuenta de un escaso interés por hablar con el ex subsecretario de Defensa de Estados Unidos.

"Por favor váyase. Puede llevarse a todos sus empleados leales con usted", escribió un empleado anónimo.

Ahora ve
No te pierdas