Blair realiza su última visita a Irak

El británico realiza hoy su última visita como primer ministro a esa nación; cuyo futuro podría definir el legado de la década en que estuvo en el poder.
BAGDAD (CNN) -

El británico Tony Blair llegó al sábado a Irak en su última visita como primer ministro a un país cuyo futuro podría definir el legado de la década en que estuvo en el poder.

Blair aterrizó en la fuertemente protegida Zona Verde de Bagdad, donde se reunirá con el presidente Jalal Talabani y con el primer ministro Nuri al-Maliki para discutir cómo presionar para una mayor reconciliación política en un país asolado por la violencia sectaria.

Un mortero, parte de la serie de ataques de todos los días, cayó en la Zona Verde durante la llegada de Blair, señalaron testigos. Sin embargo, el portavoz de Blair dijo: "No hay información que sugiera que esto haya sido algo distinto a lo habitual".

La decisión de Blair de sumarse al presidente de Estados Unidos, George W. Bush, y enviar tropas británicas para derrocar a Saddam Hussein en el 2003, pese a la gran oposición en el Reino Unido, fue lo que definió a su gobierno.

El persistente resentimiento entre el público y dentro del gobernante Partido Laborista, debido al firme apoyo de Blair a Bush y a la guerra, lo obligaron a reducir su tercer mandato.

Blair dejará su cargo el 27 de junio y el ministro de Finanzas Gordon Brown asumirá como primer ministro.

Cuatro años después de la invasión, las fuerzas estadounidenses y británicas enfrentan ataques diarios de insurgentes, la violencia sectaria está socavando al Estado y funcionarios dentro y fuera de la coalición de Maliki admiten que estabilizar a Irak es casi una "misión imposible".

Sin embargo, Blair cree que ha habido avances políticos positivos y quiere discutir un plan coherente con Maliki para ver progresos más rápidos.

"Necesitamos aprovechar el posible movimiento en la política iraquí para crear el espacio para la seguridad a largo plazo", declaró a periodistas el portavoz oficial de Blair.

"La clave para eso es que la reconciliación garantice que las necesidades de los iraquíes de diferentes comunidades son consideradas de manera adecuada y que se logre un acuerdo político duradero entre ellos", agregó.

Basora

Sin embargo, por ahora el legado de Blair sigue opacado por Irak, pese a que ayudó a llevar la paz a Irlanda del Norte y al éxito de la intervención militar en Kosovo y en Sierra Leona.

Lo que molesta es la sensación de que Blair llevó al Reino Unido a un guerra basado en un mentira, que Saddam tenía armas de destrucción masiva. Un sondeo del periódico The Observer de este año mostró que el 58 por ciento de los británicos creen que Irak es el mayor fracaso de Blair.

Inicialmente, las fuerzas británicas parecieron tener un buen desempeño en Basora, una ciudad mayoritariamente chiíta del sur del país que no padecía la violencia sectaria de Bagdad ni los frecuentes ataques contra las tropas extranjeras.

Sin embargo, la seguridad en Basora ha empeorado en los últimos años mientras milicias chiítas rivales luchan por el control de las grandes ganancias del petróleo en la ciudad más rica de Irak.

El Reino Unido está reduciendo la cantidad de tropas en Basora de 7.000 a 5.500 y ha replegado a la mayoría de los militares al aeropuerto internacional.

Pero Blair sigue firme y sostiene que invadir Irak era lo correcto.

"Tomamos una decisión que pensamos que era muy difícil. En ese momento creí, y creo ahora, que era la decisión correcta", declaró Blair en Washington esta semana.

Ahora ve
No te pierdas