Se queda Liz Taylor con cuadro Van Gogh

La actriz conservará la obra de arte a pesar de que pudo haberlo adquirido ilegalmente; la pintura fue adquirida en 1963 por 257,000 dólares.
SAN FRANCISCO (CNN) -

La actriz Elizabeth Taylor puede quedarse con el cuadro de Van Gogh que pudo haber adquirido ilegalmente, dado que la familia a la que alguna vez perteneció la pieza esperó demasiado para solicitar su custodia, dijo el viernes una corte estadounidense.

"Esto afirma my gran creencia en el proceso judicial estadounidense; Estoy muy agradecida", dijo Taylor en un comunicado. "Es maravilloso tener al señor Vincent Van Gogh en mi sala", agregó

Taylor, de 75 años, compró en 1963 el cuadro de 1889 "View of the Asylum and Chapel at Saint-Remy" durante una subasta de la casa Sotheby's en Londres por 92,000 libras esterlinas, alrededor de 257,000 dólares en esa época.

La actriz mantiene la obra en su casa en la zona de Los Ángeles.

La pintura, hecha por Van Gogh cerca del fin de su vida, vale mucho más hoy en día en el mercado de las piezas de arte.

La familia Orkin demandó a Taylor en el 2004, tras alegar que la obra había sido confiscada por los nazis y que debería ser devuelta a sus dueños originales bajo la ley de reparación para las víctimas del Holocausto, emitido en 1998.

Los Orkin son descendientes canadienses y sudafricanos de Margarete Mauthner, una judía que huyó de Alemania en 1939.

Taylor dijo que era la dueña legítima de la pintura y declaró que esta pasó por las manos de dos comerciantes de arte judíos sin que estos detectaran coerción de los nazis antes de comprarlo.

"Tenemos evidencia de que la pintura fue vendida a finales de los 1920", dijo Jonathan Bloom, abogado de Taylor, tras la decisión.

Con su fallo, un panel de tres jueces del noveno circuito de la Corte de Apelaciones de Estados Unidos respaldó la decisión de un tribunal menor y determinó que la familia Orkin esperó demasiado tiempo para reclamar la pintura, que por largo tiempo fue conocida como una propiedad de Taylor.

"Parece que la adquisición de la pintura por parte de Taylor no fue conocida al menos hasta 1990, cuando se resistió a su venta en una subasta internacional, y más probablemente cuando la compró a inicios de 1963 en una subasta internacional altamente publicitada", escribió el juez Sidney Thomas.

Según Thomas, cualquier reclamo por la posesión del cuadro "expiró antes de 1993, tres años después del anuncio público de la pertenecencia a Taylor", agregó.

Ahora ve
No te pierdas