ELN pide a Colombia que renuncie al TLC

El grupo guerrillero dijo que firmará un acuerdo para cesar hostilidades; si el gobierno acepta las demandas formuladas, una de las cuales es el TLC con EU.
LA HABANA (CNN) -

El Ejército de Liberación Nacional (ELN), la segunda guerrilla de Colombia, dijo este martes que aceptará un cese bilateral de hostilidades si el Gobierno del presidente Álvaro Uribe renuncia a la firma de un Tratado de Libre Comercio (TLC) con Estados Unidos.

Un comunicado del ELN divulgado en La Habana exige, además, el "congelamiento" de la privatización de una ampliación en la segunda refinería en importancia del país en la ciudad de Cartagena.

El cese de las hostilidades es uno de los nudos de la sexta ronda de conversaciones de paz que líderes del ELN y delegados del Gobierno de Uribe sostienen desde hace un mes y medio en La Habana.

"Es preciso que se congelen los trámites para la aprobación del TLC, en tanto éste afecta la soberanía, el futuro de la nación y los intereses de la gran mayoría de los colombianos", dijo el grupo guerrillero en su comunicado.

El Gobierno de Uribe busca que el Congreso de Estados Unidos apruebe pronto el TLC, que considera vital para su economía.

La mayoría demócrata en el Congreso objeta el acuerdo, pues sostiene que el Gobierno colombiano no ha hecho lo suficiente para frenar la violencia contra dirigentes sindicales.

Una fuente del grupo guerrillero en La Habana dijo que las demandas formuladas el martes no condicionarán las negociaciones con el Gobierno.

"No es un documento de la mesa de diálogo. Es un documento político del ELN de cara a un paro nacional programado para el miércoles", indicaron.

Aún así, no quedó inmediatamente claro qué consecuencias tendrán las demandas para la sexta ronda de negociaciones iniciadas el 17 de abril en La Habana en medio de un clima de mutua desconfianza.

"Las conversaciones continúan. Se está hablando, buscando un acuerdo, buscando puntos de aproximación", dijo la fuente.

El ELN dijo en abril que estaba dispuesto a un cese del fuego "experimental" para destrabar sus negociaciones con el Gobierno, que buscan acabar con más de cuatro décadas de violencia política en Colombia.

Para avanzar en el proceso de paz, el presidente Uribe exige que el ELN entregue sus armas, declare un cese del fuego y libere a sus cerca de 500 rehenes.

"En un cese bilateral, del fuego y las hostilidades, la guerrilla suspenderá las acciones militares ofensivas, los sabotajes y las acciones de fuerza para la consecución de finanzas", dijo el comunicado del ELN divulgado el martes.

En contrapartida, dijo, el Gobierno deberá suspender las medidas y decretos que afectan a la población.

Además de frenar un ambicioso programa de privatizaciones que incluye la ampliación de la refinería de Cartagena, el ELN quiere que el Gobierno de Colombia congele la venta de hasta un 20 por ciento de la petrolera Ecopetrol, la mayor empresa estatal.

La privatización de una porción minoritaria de Ecopetrol mediante la emisión de nuevas acciones en el mercado local fue aprobada a fines del 2006 y reportaría aproximadamente 12,500 millones de dólares vitales, según analistas, para su supervivencia.

El ELN advirtió que la firma de un cese de hostilidades sería quebrada si el gobierno viola los derechos humanos de dirigentes e izquierdistas.

Las conversaciones de paz en La Habana están actualmente en un receso de varios días.

El comandante guerrillero Pablo Beltrán y el representante de Uribe, el Alto Comisionado para la Paz, Luis Carlos Restrepo, reanudarán los contactos a fines de esta semana.

La sexta ronda de negociaciones en 17 meses no tiene fecha de cierre.

El ELN, con aproximadamente 5,000 combatientes, fue creado en 1964 por un grupo de curas radicales y estudiantes influenciados por la revolución cubana.

Es el segundo grupo insurgente del país, después de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC).

Ahora ve
No te pierdas