Plan migratorio puede frenar el muro

Bush dijo que espera que la reforma migratoria reduzca la necesidad de construir un muro fronte la iniciativa exige que se termine al menos 595 km de la cerca.
El año pasado el Congreso aprobó la edificación de una cerca
MIAMI (Notimex) -

El presidente de Estados Unidos, George W. Bush, expresó su esperanza que los cambios propuestos en el Congreso para una reforma migratoria tal vez reduzcan la necesidad de construir un muro fronterizo con México.

"Presumo que no vamos a construir una cerca en lugares en donde las personas  estadounidenses- no la necesitan", dijo Bush al reconocer que para muchos rancheros texanos el muro representa "una mala idea".

"La cerca no hace más que enviar una señal clara que hablamos seriamente cuando decimos que queremos proteger nuestras fronteras", afirmó Bush en una entrevista concedida a la editora McClatchy que publica este miércoles el diario The Miami Herald.

"La cerca no hace más que enviar una señal clara que hablamos seriamente cuando decimos que queremos proteger nuestras fronteras", dijo Bush al reconocer que para muchos rancheros texanos el muro representa "una mala idea".

El proyecto de reforma migratoria exige se terminen al menos 370 millas (595 kilómetros) de construcción de la cerca, antes que un programa de trabajadores temporales entre en vigor, pero no aclara cuantos kilómetros en la frontera deberán ser cercados.

El año pasado el Congreso aprobó la edificación de una cerca de 700 millas (mil 126 kilómetros).

El muro propuesto ha generado protestas en Texas, el estado donde nació Bush.

"Cuando uno crece en Texas, uno reconoce la decencia y humanidad de los hispanos (.) y la verdad de esto es que mucho del debate migratorio es generado como resultado que los latinos estén en nuestro país", reconoció el mandatario.

Bush afirmó que los estadounidenses no tienen "nada que temer" de una migración a gran escala de latinoamericanos y acusó a sus críticos conservadores de "tratar de jugar con las emociones" de los inmigrantes.

"Estoy preocupado que Estados Unidos pierda su espíritu. La inmigración ha sido la savia de gran parte de nuestra historia (.) Me preocupa que un rechazo a los recién llegados cause que nuestro país pierda su formidable capacidad para asimilar a los recién llegados", subrayó.

Bush reconoció en la entrevista que el proyecto de reforma migratoria propuesto enfrenta tiempos difíciles en el Congreso, donde es refutado tanto por republicanos como por demócratas.

Ahora ve
No te pierdas