México se desnuda y rompe récord

El fotógrafo Spencer Tunick logró congregar entre 18,000 y 20,000 mexicanos en el Zócalo; superando con mucho la cifra de 7,000 personas en su instalación de Barcelona.
Tunick pintó al Zócalo de desnudos. (Notimex)
CIUDAD DE MÉXICO (Notimex) -

En una mezcla de espectáculo, performance y bellas artes, el fotógrafo neoyorquino Spencer Tunick logró su cometido, al recrear lo que fuera el Lago de Texcoco en la plancha del Zócalo capitalino, donde esta madrugada congregó  entre 18,000 y 20,000 personas, superando con mucho la cifra de 7,000 personas fotografiadas desnudas, en su instalación de Barcelona, España, en 2003.

El fotógrafo, quien llegó a México en busca de reunir a más de cuatro mil personas, había destacado el interés que se suscitó en México por su obra y unas semanas antes de las tomas de esta mañana expresó su confianza en romper el record de su máxima cifra, que era de siete mil personas.

Antes de las 4:30 horas de hoy, largas filas de personas desfilaron por céntricas calles capitalinas para ingresar a la Plaza de la Constitución, donde a partir de las 06:30 horas participaron en la escultura humana que el artista estadounidense captó en por lo menos cuatro tomas fotográficas.

Calvos, gordos, flacos, chaparros, todos sin inhibiciones, pudor ni prejuicios se despojaron de sus ropas y con inédita euforia posaron para el fotógrafo, quien los captó en diversas formaciones, de pie, boca arriba, hincados con la cabeza hacia abajo y de espaldas a la Catedral, con los brazos extendidos.

En un hecho inédito e histórico, la Plaza de la Constitución, de 240 x 220 metros, la más grande de México y la tercera más amplia del mundo después de la de Tiananmen, en Beijing, y la de Roja en Moscú, se convirtió hoy en un mosaico de figuras humanas.

El artista de 40 años de edad cumplió así su promesa de desnudar a México, cuando por espacio de una hora y 15 minutos provocó emociones diversas entre la concurrencia que sin prejuicios ni pudores se despojó de sus ropas para ser parte de esta escultura humana que quedó registrada en varias tomas fotográficas.

El artista, cuyo sello distintivo es saber retratar diferente, apareció sobre la Plaza de la Constitución montado en una grúa y en seguida fue víctima de la lente de cientos de colegas, nacionales y extranjeros, que se encontraban en la terraza de un hotel aledaño.

Con pantalón de mezclilla azul y una playera negra, Tunick afinaba los últimos detalles.

Mientras, en la plancha del Zócalo, emblemático escenario de la historia y la política del país, miles de personas de todas las edades, en su mayoría universitarios, estaban a la espera de las indicaciones del neoyorkino.

Luego de unos instantes, por el altavoz se escuchó "¡naked!", y todo mundo comenzó a desnudarse, para luego, uno a uno ir ingresando "en cueros" a la plancha de concreto, sin importarles las frías condiciones climáticas de la hora.

En total fueron cinco las tomas que se llevaron a cabo esta mañana, la primera de ellas en punto de las 07:15, en posición de pie; 10 minutos después, boca arriba; y a las 07:30 horas se dio la tercera, ésta, hincados y con la cabeza hacia abajo.

Al concluir la toma, los miles de patricipantes comenzaron a corear Goya, Goya, como si estuvieran en un partido de futbol en la UNAM.

A las 07:55, los participantes se dirigieron a la calle de 20 de Noviembre, donde se llevó a cabo una cuarta toma y pasados cinco minutos vendría una más, a espaldas a la Catedral y con los brazos extendidos.

Inmediatamente después, Tunick festejó con su equipo de trabajo la obra de arte, al tiempo que las personas que posaron para él hacían lo propio, muchas de ellas abrazándose afectuosamente.

Luego de las tomas, el fotógrafo se dirigió al hotel donde se concentró la prensa nacional y extranjera que da seguimiento a su magna obra, para comentar sus impresiones.

Ahora ve
No te pierdas