Bush intenta reavivar reforma migratoria

El presidente se reunirá el martes con senadores para impulsar la reanudación del debate migrat si tiene éxito el proyecto puede volver al Senado antes de diciembre.
Bush almorzará con varios senadores para pedirles que reanud
WASHINGTON (AP) -

El presidente George W. Bush emprenderá el martes una gestión directa en el Capitolio para impulsar la reanudación del debate de una de sus mayores propuestas de gobierno: la reforma de inmigración.

Si tiene éxito, el proyecto puede volver al Senado antes de diciembre. Si no, se quedaría archivado por lo menos hasta después de la instalación de un nuevo presidente, en enero de 2009.

Bush hará la gestión apenas unas horas después de su arribo de una gira de una semana por Europa durante la cual expresó frustración debido a la falta de apoyo, mayoritariamente de miembros de su propio partido, forzó el retiro del proyecto de la agenda senatorial.

En el Capitolio, Bush almorzará con varios senadores de la bancada oficialista republicana para pedirles alinearse con el proyecto, al cual considera ''mejor que vivir con el actual statu-quo''.

Calificado por sus opositores como amnistía de unos 12 millones indocumentados, el proyecto no contiene esa palabra y el propio presidente la rechaza afirmando que está por un punto intermedio.

El proyecto fue retirado de agenda el jueves por el senador Harry Reid, líder de la mayoría demócrata, debido a que la consulta para terminar el debate y pasar a la votación recibió solo 45 de los 60 votos que necesitaba.

Reid ha dicho que dos semanas de debates eran suficientes en un Senado que tenía por delante la reforma energética, la permanencia en el cargo del secretario de Justicia Alberto Gonzales y la guerra en Irak.

Fuentes legislativas consideran la gestión de Bush difícil. Pero, el presidente ya ha sacado adelante con esa estrategia -raramente vista- iniciativas que estaban en dificultades como la aprobación del tratado de libre comercio para Centroamérica (CAFTA-RD), en 2005.

''Creo que lo podemos hacer'', dijo Bush sobre la reforma migratoria hablando el lunes en Sofía, Bulgaria. ''Nos vemos en la firma de la ley'', agregó.

Uno de los que almorzará con Bush es el senador Jon Kyl, republicano que había incluso promovido un proyecto propio antes que la Casa Blanca y Senado llegaran a un entendimiento el mes pasado.

Al anunciarse, Kyl calificó ese entendimiento como ''la mejor oportunidad de sacar adelante una iniciativa bipartidista sobre este problema''. Luego de dos semanas, el legislador del estado fronterizo de Arizona dijo, sin embargo, que estaba ''decepcionado'' por el giro del debate.

Bush irá al Capitolio luego que Reid le atribuyera una ''gran responsabilidad por el fracaso'' de la semana pasada, aduciendo que, como líder del Partido Republicano, no hizo una buena gestión entre los legisladores de su partido.

El secretario de Comercio Carlos Gutiérrez ha rechazado esa afirmación y dijo que el gobierno deseaba que el proyecto fuese activado nuevamente por Reid en el menor tiempo posible.

Reid manifestó que el Senado no podía dedicarle mucho tiempo a un proyecto que tenía el apoyo de los dos partidos por lo que trató de terminar el debate en dos semanas.

Esa premura ha sido criticada por otros legisladores, entre ellos el senador Edward Kennedy, de la misma bancada de Reid y un promotor de la reforma.

''Personalmente, creo que si hubiéramos dispuesto de más tiempo este proyecto pudo haber llegado a su conclusión'', dijo Kennedy.

Ahora ve
No te pierdas