132 millones de niños trabajan la tierra

Alrededor del mundo millones de niños entre 5 y 14 años realizan tareas agrícolas; muchos estudios apuntan a una misma razón detrás del trabajo infantil: la pobreza.
Se calcula que el trabajo infantil ocupa cerca de 218 millon
ROMA (Notimex) -

Un total de 132 millones de niños de todo el mundo se ven forzados a trabajar la tierra, informó hoy la Organización de Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO).

"Es simplemente inaceptable que a diario 132 millones de niños de entre cinco y 14 años de edad se vean forzados a trabajar la tierra, a menudo en condiciones insalubres y peligrosas", dijo José María Sumpsi, subdirector general de Agricultura y Protección del Consumidor de la FAO.

Al participar en Roma en una conferencia en ocasión del Día Mundial contra el trabajo infantil, Sumpsi señaló que "la única estrategia válida contra el trabajo infantil es reducir la pobreza en las áreas rurales de los países en desarrollo".

"Para ello hay que ofrecer oportunidades de obtener ingresos, seguridad y salubridad en los trabajos agrícolas, mejorar el manejo de los pesticidas y garantizar el desarrollo sostenible", añadió.

La FAO recordó que este año la agricultura es el tema central del Día Mundial contra el trabajo infantil.

Por este motivo, este martes fue creada en Ginebra una nueva asociación para combatir la presencia de menores en las tareas agrícolas.

En ella participan la FAO, la Organización Internacional del Trabajo (OIT), el Fondo Internacional para el Desarrollo Agrícola (FIDA), la Federación Internacional de Productores Agropecuarios (FIPA), entre otros.

Según la FAO, calcular con exactitud el número de niñas y niños que trabajan en la agricultura es difícil, ya que el trabajo infantil es a menudo clandestino y no aparece en las estadísticas oficiales.

Citó una estimación conservadora de la OIT según la cual el trabajo infantil ocupa a cerca de 218 millones de niños en todo el mundo, el 70% de ellos en la agricultura. Ello supone cerca de un tercio del total de la fuerza laboral en este sector.

Muchos estudios apuntan a una misma razón detrás del trabajo infantil: la pobreza. Los niños se ven obligados a trabajar para asegurar su propia supervivencia y la de sus familias.

"La pobreza significa también falta de escolarización, asistencia sanitaria y oportunidades de empleo, factores que empujan a los menores a trabajar", dijo la FAO.

Sin embargo, añadió, algunos países pobres han realizados avances notables en la reducción del trabajo infantil, hasta el punto de haberlo casi eliminado. Precisó que el estado indio de Kerala es un ejemplo de ello.

La región de América Latina y el Caribe también ha visto un notable descenso del número de niños trabajadores, que pasó del 16 al 5% entre 2000 y 2004.

La buena noticia es que se ha logrado un elevado descenso –el 26%- en el número de niños involucrados en trabajos peligrosos.

"La realidad es que los niños no exigen tantas garantías, son más fáciles de explotar y sobre todo-son considerablemente más baratos. Realizan el mismo trabajo que un adulto, pero se les paga bastante menos", explicó Sumpsi.

La FAO recordó que la agricultura, junto a la minería y la construcción, es considerada uno de los tres sectores laborales más peligrosos.

Señaló que la exposición a pesticidas y otros productos químicos peligrosos, el acarreo de cargas pesadas y los horarios de trabajo excesivamente largos, pueden tener implicaciones a largo plazo en el desarrollo y crecimiento de los niños.

Con frecuencia, recordó, los hijos de los trabajadores infantiles se ven también atrapados en la pobreza, con lo que el ciclo se perpetúa.

Ahora ve
No te pierdas