Termina indemnización por Holocausto

Alemania concluyó con el pago de indemnizaciones a los trabajadores forzados durante el nazismo la fundación política “Recuerdo, Responsabilidad y Futuro” pagó en total 67,000 millones de eur
Este es el tarjetón de horario de Nikolaj Tupiki, uno de los  (Foto: )
BERLÍN (Notimex) -

Alemania concluyó el pago de indemnizaciones a los trabajadores forzados durante el nazismo, en una ceremonia encabezada hoy en Berlín por la canciller federal Ángela Merkel y el presidente del país europeo, Horst Köhler.

La Fundación política federal "Recuerdo, Responsabilidad y Futuro" pagó 4,370 millones de euros a 1,665,000 personas que fueron sometidas a un estado de esclavitud por parte de las oficinas públicas del nazismo y varias empresas alemanas.

Merkel y Köhler pronunciaron este martes discursos en el Palacio Bellevue, sede de la presidencia, en los que dignificaron el sufrimiento de los trabajadores forzados.

Informaron que la República Federal de Alemania pagó por concepto de indemnizaciones a las diversas víctimas del nazismo desde el término de esa conflagración 67,000 millones de euros (89,000 millones de dólares).

Las víctimas fueron los presos en los campos de concentración, los judíos en ghettos y a los que se desposeyó de sus bienes, a los deportados, así como opositores a los nazis, izquierdistas, homosexuales y discapacitados.

Señalaron que los trabajadores forzados fueron durante muchos años las víctimas olvidadas del nacional-socialismo, ya que sus demandas fueron rechazadas, de forma que "en términos fácticos, su sufrimiento no había sido reconocido como tal".

Merkel y Köhler manifestaron que hubo trabajadores forzados en casi todas las ramas de la vida económica de la Alemania nazi durante los años de la Segunda Guerra Mundial.

Los hubo en el campo, en los hospitales, en la industria, en los bancos, en las instituciones sociales.

La Fundación, que se estableció en 2000, realizó los pagos a los afectados y los familiares de éstos que también experimentaron daños y perjuicios, a ciudadanos de más de 100 países.

Los pagos se llevaron a cabo a través de organizaciones con las que la Fundación creó asociaciones en países como Bielorrusia, Polonia, Rusia, la República Checa y Ucrania.

La Fundación fue dotada de un fondo de 5,000 millones de euros, la mitad de ese dinero procedente del presupuesto público alemán y la otra mitad de los donativos que hicieron las empresas alemanas, hayan tenido o no responsabilidad en los hechos.

El presidente de la Fundación, Michael Jansen, declaró este martes durante la ceremonia en el Palacio Bellevue que, en un principio, cuando se creó la Fundación, no se tenía experiencia de cómo llevar a cabo los pagos para más de un millón de personas.

El funcionario dijo que lo que queda de los siete años de existencia de la Fundación es la renovada confrontación con el horror del nazismo en los países del centro y del oriente de Europa.

Jansen puso de relieve que con la ley para la creación de la Fundación se persiguió el objetivo de reparar lo que había sido omitido.

Junto con el empresariado alemán, también el Bundestag (parlamento) reconoció su responsabilidad política y moral en la esclavización de personas durante el nazismo.

Manifestó que a ellos "se les inflingió severa injusticia a través de las deportaciones, del encarcelamiento, de la explotación e incluso hasta su aniquilación a causa del trabajo forzado, así como muchas otras violaciones a sus derechos humanos".

Indicó que la mayoría de las víctimas de edad avanzada pudieron acceder a las indemnizaciones en forma rápida.

La Fundación ofreció a las víctimas la posibilidad de querellar para conseguir mayores montos de indemnización, mediante la presentación de documentos que así lo certificaban.

Para contactar a las víctimas y constatar sus denuncias, la Fundación recurrió a más de 300 archivos públicos y privados del nazismo, ya que éstos llevaron un acucioso registro del uso que se dio a esas personas o del destino que se les deparó.

"Junto con las organizaciones de las asociaciones aseguramos por medio de una estrecha colaboración los procedimientos legales necesarios para que a los beneficiarios de las indemnizaciones les llegara ese dinero", dijo el presidente de la Fundación.

Indicó que los 30 millones de euros en recursos financieros que sobraron se utilizarán para financiar proyectos que recuerden a las nuevas generaciones el sufrimiento de los trabajadores forzados por los nazis.

Ahora ve
No te pierdas