Italia acepta excesos durante G8 de 2001

Las autoridades policiales del país europeo admitió haber usado violencia contra los manifestan al menos 28 policías fueron oficialmente acusados por la represión ejercida en las protestas.
El proceso contra los policías represores aún está en curso  (Foto: )
Roma (Notimex) -

Michelangelo Fournier, vicedirector del destacamento policial desplegado en Génova durante la Cumbre del Grupo de los Ocho (G8) en 2001, admitió excesos de violencia por parte de la policía para reprimir las protestas durante el cónclave de los países más ricos, llevada a cabo ese año.

Al comparecer en el juicio por los hechos de julio de 2001, Fournier reconoció ante los magistrados que las fuerzas del orden se excedieron y mencionó el caso de la escuela Díaz, que fue ocupada por los manifestantes y donde la policía entró por la fuerza.

De acuerdo con un comunicado del Comité Verdad y Justicia para Génova, el jefe policial declaró que "al llegar al primer piso del instituto, encontré escenas de lucha. Cuatro policías estaban golpeando a manifestantes tirados en el piso".

Fournier, quien fue interrogado por el fiscal Francesco Cardona, dijo haber visto a una mujer aparentemente moribunda tirada en el piso en medio de un charco de sangre y aseguró que pidió a los agentes que dejaran de golpear a los manifestantes.

Asimismo, el policía indicó que no había revelado anteriormente las escenas de violencia de las que fue testigo, por solidaridad con los agentes.

Durante las protestas, el joven Carlo Giuliani murió de un disparo de la policía, mientras decenas de personas más resultaron heridas y detenidas, además de que se registraron daños millonarios.

Al menos 28 policías fueron acusados por la represión contra las manifestaciones durante la Cumbre del G8 de 2001 y el proceso en su contra aún está en curso.

Ahora ve
No te pierdas