México propone seguro binacional

La propuesta es crear un seguro para que inmigrantes reciban atención médica en ambos países; el secretario de Salud dijo que la propuesta está condicionada al avance de la reforma migrator
México quiere que los inmigrantes cuenten con seguro médico  (Foto: )
CIUDAD DE MÉXICO (AP) -

El gobierno de México ha planteado a Estados Unidos la creación de un seguro médico binacional para que los inmigrantes mexicanos puedan recibir atención básica en ambos territorios, dijo este lunes el secretario de Salud, José Angel Córdova.

El funcionario federal consideró, sin embargo, que el avance en ese seguro binacional estará condicionado a que camine una reforma migratoria en el Congreso de Estados Unidos, como intentan tanto el gobierno como algunos legisladores estadounidenses.

Córdova señaló a reporteros en la capital que el seguro permitiría que un inmigrante mexicano fuera repatriado de Estados Unidos a México en caso de que tuviera problemas de salud que requirieran una atención especializada.

Refirió que le planteó la posibilidad a su colega estadounidense de Salud, Michael Leavitt, durante una reciente reunión de la Organización Mundial de la Salud en Ginebra.

''Empezamos a tratar este tema, que evidentemente en parte depende mucho de la evolución que tenga la reforma migratoria, pero que de cualquier manera es un tema bilateral que nos interesa a los dos'', dijo Córdova.

Interrogado sobre si el seguro podría incluir a los indocumentados mexicanos, el funcionario señaló que ese sector ''representa un problema mayor'', aunque la idea sería encontrar mecanismos para que cualquier persona, ''sin ver su condición laboral o su condición migratoria'', pudiera tener ese derecho esencial.

Estados Unidos es el país donde radica casi la totalidad de los mexicanos que viven en el exterior: unos 11 millones.

Las autoridades mexicanas calculan que anualmente más de 500,000 mexicanos emigran hacia el vecino país del norte tanto de manera indocumentada como legal.

Una reforma migratoria ha permanecido sin muchos avances en el Congreso de Estados Unidos, aunque autoridades y algunos legisladores buscan impulsar la reanudación del debate para que un proyecto vuelva al Senado antes de fin de año y evitar que se quede archivado al menos hasta después de la instalación de un nuevo presidente, en enero de 2009.

Ahora ve
No te pierdas