Condicionan reforma fiscal por Pemex

Legisladores condicionaron su aprobación a que se discutan cambios al régimen tributario de Pem
La paraestatal mexicana pierde fuerza en el escenario mundia
CIUDAD DE MÉXICO (Notimex) -

A unas horas de que el Ejecutivo federal envíe su proyecto de Reforma Fiscal a la Comisión Permanente del Congreso de la Unión, senadores del PRI y del PRD condicionaron su aprobación a que se discutan paralelamente cambios al régimen tributario de Pemex y al destino del gasto.

Ante las expectativas del Partido Acción Nacional (PAN) de que haya un periodo extraordinario de sesiones para procesar dicha reforma, el legislador Francisco Labastida Ochoa precisó que para ello tendría que aprobarse por una mayoría calificada y en su bancada no hay prisa

El senador del Partido Revolucionario Institucional (PRI) explicó que revisarán con toda calma la iniciativa del Ejecutivo federal que aún ni siquiera conocen, por lo que no pueden comprometerse ni a favor ni en contra.

Sin embargo, reconoció que han anticipado con toda claridad que en la Reforma Fiscal debe estar incluida como condición las  modificaciones al régimen tributario de Petróleos Mexicanos (Pemex) y el destino del gasto.

Insistió que en esa discusión de la Reforma Fiscal debe entrar paralelamente el régimen tributario de Pemex, particularmente toda la ley de derechos, porque es injusto e irracional que le haya llegado a cobrar a la empresa hasta 140% de sus utilidades.

El año pasado, refirió, se le cobró 93% de sus utilidades con la reforma de 2005 y estimó que esa normatividad contiene artículos a su decir absurdos, como que la empresa debe pagar y producir menos o que se le cobre si bajan los precios del petróleo.

En su opinión, es tan absurdo como decirle a una empresa que le aumentarán el Impuesto Sobre la Renta, mientras peor les vaya, por eso criterios de ese tipo deben ser modificados.

A su vez, el senador del PAN, Rubén Camarillo, llamó a sus homólogos de otras fuerzas políticas a despojarse de posiciones partidistas y ver hacia el futuro, pues el país se encuentra ante la llamada urgente para plantear una política energética y fiscal en el corto, mediano y largo plazos.

A su vez, Graco Ramírez advirtió que el Frente Amplio Progresista (FAP) y el PRI acordaron que no aceptarán una reforma fiscal ni un periodo extraordinario de sesiones sin discutir paralelamente lo que se hará con el presupuesto.

El acuerdo de todas las fuerzas políticas para avanzar en la Reforma del Estado es un acto de civilidad política, porque lo que está en crisis no es Pemex sino el Estado Mexicano, expuso el legislador del Partido de la Revolución Democrática (PRD).

Negó que se vayan a "rajar", por lo que iniciaron un acuerdo entre los partidos del FAP y el PRI, sin que signifique un acto de marginación al partido blanquiazul de que no aceptarán una propuesta de Reforma Fiscal sino va acompañada de la discusión de presupuesto.

Se trata de discutir una cirugía mayor sobre las finanzas del país y no se puede evadir el debate, concluyó.

Ahora ve
No te pierdas