EU podría cerrar prisión de Guantánamo

El gobierno de Bush está a punto de decidir el cierre de la cárcel militar ubicada en Cuba; 375 prisioneros están en Guantánamo si poder impugnar las acusaciones en su contra.
Prisioneros en la prisión de Guantánamo en Cuba. (Reuters)
WASHINGTON (AP) -

Funcionarios prominentes dijeron que el gobierno del presidente George W. Bush estaría a punto de decidir el cierre de la prisión militar. Según los funcionarios, va en aumento el consenso de que ese símbolo de la guerra estadounidense mundial contra el terrorismo se ha convertido en una carga.

De ser así, se trataría de un revés significativo. Las autoridades estadounidenses han insistido desde siempre que Guantánamo es un factor esencial y que los detractores están equivocados, desorientados o tienen malas intenciones.

Más de 770 hombres han estado recluidos allí. Casi la mitad de ellos han sido liberados o transferidos a otros países, que en seguida pusieron en libertad a la mayoría. Alrededor de 375 prisioneros permanecen en Guantánamo, privados de toda oportunidad real de impugnar las acusaciones en su contra.

''Guantánamo nació solamente del temor y de la histeria que siguieron al 11 de septiembre pero con el paso del tiempo un número cada vez mayor de personas se ha dado cuenta de que para protegernos no tenemos que abandonar nuestros principios'', dijo Tom Wilner, un abogado de Washington que representa a detenidos. ''Y creo que el gobierno está llegando a la misma conclusión''.

Las fuerzas armadas trataron de mantener en secreto la operación de las detenciones, incluso no revelaron a quiénes tenían allí sino hasta mayo del 2006 cuando fueron forzadas a hacerlo en respuesta a una demanda interpuesta por The Associated Press con base en la Ley para la Libertad de Información.

De la prisión surgieron noticias perturbadoras, principalmente de los abogados que solicitaban audiencias judiciales para los detenidos en las cortes estadounidenses. Cuando tres reclusos se ahorcaron en sus celdas en junio del 2006, el contraalmirante de la fuerza naval que era entonces el comandante en Guantánamo dijo que los suicidios fueron ''un acto de guerra asimétrica contra nosotros''. Abogados y grupos de derechos humanos se sintieron ultrajados.

''Un tufo de desesperación se cierne sobre Guantánamo'', expresó el abogado Mark Denbeaux sobre los suicidios, que ocurrieron días después de que visitó la base militar que está aislada.

Hace tres semanas, otro reo, un saudí quien había insistido en que sólo era un soldado de a pie del gobierno talibán en Afganistán, murió en un suicidio aparente.

El también abogado Clive Stafford Smith estaba en Guantánamo el jueves para visitar a sus clientes cuando altos funcionarios dijeron que crecía el consenso para elaborar una propuesta encaminada a cerrar la prisión y transferir a los detenidos a una o más instalaciones del Departamento de Defensa.

En un correo electrónico, Stafford Smith se preguntó qué haría Estados Unidos con la prisión que instaló en el 2002 y luego señaló con sorna que podría ser un ''placentero centro de recreo en el Caribe''.

''Tenemos aeropuerto y tenemos espacio hotelero (aunque más bien sean cuartos macizos pero sin el riesgo de perder pertenencias pues la seguridad es buena)'', argumentó.

Es posible que ningún otro lugar en la historia de Estados Unidos haya inspirado una condena y una controversia mayor que la Bahía de Guantánamo, donde están internados reos sospechosos de vínculos con al-Qaida y el Talibán que atraviesan por una encarcelación indefinida sin juicio.

Prisioneros encapuchados en jaulas de acero. Interrogatorios abusivos. Detenciones indefinidas. Estos elementos de la prisión militar en la Bahía de Guantánamo suscitaron indignación mundial durante sus cinco años de existencia que ahora parece llegar a su fin.

 

 

Ahora ve
No te pierdas