Los 5 dolores de cabeza de Giuliani

El precandidato presidencial republicano está teniendo una racha que va de mal en peor; el sábado vence un plazo para recaudar fondos y sus seguidores pueden sentirse desanimados.
Las reacciones de Giuliani podrían marcar el rumbo de su cam  (Foto: )
WASHINGTON (AP) -

La campaña presidencial de Rudy Giuliani soportó varios tropiezos en los últimos días, desde las acusaciones de tráfico de drogas hechas a su principal delegado en Carolina del Sur hasta las críticas por ausentarse de un encuentro del Grupo de Estudio de Irak.

Toda campaña tiene malos momentos, pero las noticias negativas recientes no podían haber sido más inoportunas en vista de que el sábado vence un plazo para recaudar fondos. A esta altura, tan temprano en el proceso, son pocos los que donan dinero, pero quienes lo hacen podrían sentirse desanimados.

Si bien Giuliani sigue arriba en las encuestas a nivel nacional, en los primeros estados donde el Partido Republicano tendrá elecciones internas aparece rezagado o perdiendo terreno.

Fred Thompson, quien ni siquiera ha anunciado formalmente su candidatura, y Mitt Romney lo aventajan en una encuesta difundida esta semana en Nevada y Romney figura adelante en Iowa y Nueva Hampshire.

“La contienda se ha tornado más reñida, (pero) seguimos adelante en las encuestas y tenemos una campaña mejor definida que cuando comenzó todo en febrero'”, dice un informe del director de estrategia de la campaña de Giuliani, Brent Seaborn, difundido el viernes pasado.

La forma en que reaccionará Giuliani podría marcar el rumbo de su campaña, según el estratega republicano Rich Galen.

“La clave es cómo responde en los períodos en que las cosas no salen bien”, manifestó Galen.

Los problemas recientes de Giuliani incluyen:

1) Su director de campaña en Carolina del Sur, Thomas Ravenel, fue acusado la semana pasada de cargos relacionados con el tráfico de drogas.

2) Giuliani fue criticado duramente la semana pasada por no asistir a una reunión del Grupo de Estudio de Irak, panel bipartidista que propuso una retirada escalonada de soldados de Irak. Giuliani dijo que se había marginado del grupo porque no podía trabajar en ''una resolución bipartidista, sin tintes políticos'', en medio de una campaña presidencial. El diario Newsday, sin embargo, sostuvo que en lugar de asistir a dos encuentros del grupo hizo presentaciones por las que cobró dinero.

3) El alcalde de Nueva York Michael Bloomberg, elegido en el 2001 con el apoyo de Giuliani, se retiró del Partido Republicano y despejó el camino para una posible candidatura presidencial.

4) Hubo pedidos de que despida al sacerdote católico Alan Placa de una compañía de seguridad en la que tiene intereses. Placa fue suspendido por la iglesia por denuncias de abusos. Es amigo de la infancia de Giuliani, quien no piensa despedirlo, según colaboradores del ex alcalde de Nueva York.

5) La ex directora de la Agencia de Protección del Medio Ambiente Christie Todd Whitman expresó que durante la gestión de Giuliani se le recomendó varias veces a la municipalidad de Nueva York que las personas que trabajaban en los escombros de las Torres Gemelas debían usar respiradores para proteger sus pulmones. Los colaboradores de Giuliani aseguraron que se les dijo a todos los trabajadores que usasen respiradores.

Algunos analistas afirman que otras viejas historias podrían seguir dando dolores de cabeza a Giuliani. Fiscales federales, por ejemplo, continúan investigando a Bernard Kerik, quien fue jefe de policía durante la gestión de Giuliani y trabajó para él en alguna de sus firmas como asesor.

“Sin duda que Giuliani ha tenido un par de semanas difíciles”, expresó Dante Scala, profesor de ciencias políticas de la Universidad de Nueva Hampshire. “Pero se puede recuperar'”.

Ahora ve
No te pierdas