Revive debate por reforma migratoria

Con 64 votos a favor y 35 en contra, el Senado de EU autorizó volver a debatir el polémico proy la propuesta enviada por George Bush permitiría crear un programa temporal para los inmigrantes
El Senado de Estados Unidos aprobó volver a debatir de la re  (Foto: )

El Senado de Estados Unidos aprobó este martes volver a tratar de la reforma migratoria que tiene el apoyo del presidente George W. Bush y que legalizaría a millones de indocumentados en el país.

El presidente estadounidense había declarado que el proyecto ''ofrece al Congreso una oportunidad sin par para actuar'' y se expresó optimista de que será aprobado esta semana.

La decisión fue con 64 votos a favor y 35 en contra. El proyecto, sin embargo, encara duros obstáculos, ya que legisladores conservadores republicanos se oponen fuertemente y hay miembros de ambos partidos que están intentando introducirle modificaciones.

Los partidarios del proyecto necesitan 60 votos para superar obstáculos de procedimiento y permitir que sea discutido. Una prueba similar se efectuó hace algunos días, y el proyecto sólo consiguió 45 partidarios, apenas siete de ellos republicanos.

La medida debe superar otro obstáculo, posiblemente el jueves, que también requerirá el respaldo de 60 senadores. No hay todavía garantías de que atraerá inclusive una mayoría simple que requiere para ser aprobada.

El Senado se disponía a votar, posiblemente el martes en la tarde, unas dos docenas de enmiendas, que pueden obtener nuevos partidarios o socavar el apoyo.

Bush dijo este martes que la medida debía ser respaldada. ''Es un buen proyecto de ley'', indicó, aunque ''es también un proyecto difícil ... un sector no obtiene todo lo que deseaba''. Bush formuló esas declaraciones a líderes empresariales y representantes de comunidades hispanas, de grupos religiosos y de sectores vinculados con el agro.

El senador demócrata Edward M. Kennedy, un arquitecto del proyecto, también habló en un tono similar. ''Esto tal vez no sea perfecto'', dijo, ''pero es la mejor posibilidad de hacer algo significativo y sustancial, y creo que el proyecto es bueno''.

En El Salvador, el presidente Tony Saca dijo el martes que tiene ''esperanza'' de que se llegue a un acuerdo entre la Casa Blanca y los partidos políticos, aunque reconoció que el tema es complicado.

''Una reforma migratoria en Estados Unidos es complicada, es difícil. Lo que debemos esperar es, si se logran los 60 votos para terminar de incluir la enmienda al proyecto y que en los próximos días sea aprobado'', apuntó Saca en rueda de prensa.

''Tengo la esperanza que la Casa Blanca y ambos partidos van a llegar a un acuerdo, que permita sacar un proyecto del Senado'', agregó el mandatario salvadoreño.

Saca señaló que ''si esta semana o la próxima, el tema migratorio no avanza, yo le estoy viendo muchísimas dificultades que pueda pasar antes de una elección presidencial''.

El presidente ha reiterado que de ser necesario viajará a Estados Unidos para realizar una nueva ronda de entrevistas con senados y congresistas estadounidenses para abordar el tema.

De ser aprobada, la reforma sería una gran victoria para el presidente George W. Bush, un defensor del proyecto, en su penúltimo año en la Casa Blanca.

Después de aprobado en el Senado, el proyecto pasaría a la Cámara de Representantes. Finalmente, una comisión de ambos cuerpos se reuniría para llegar a un acuerdo y concordar los textos, algo que no sucedió el año pasado.

Varios republicanos conservadores están en contra a la iniciativa porque dicen que legalizar a los indocumentados es dar amnistía a personas que violaron la ley.

Ahora ve
No te pierdas