Bush niega documentos al Congreso

El mandatario de EU dijo que no entregará los documentos sobre las destituciones de varios fisc mediante el "privilegio ejecutivo" de su cargo podrá negarse, dijo el abogado presidencial.
Bush dijo que no entregará al Congreso los documentos sobre  (Foto: )

 El presidente George W. Bush parece encaminado a un enfrentamiento constitucional con el Congreso, tras anunciar este jueves que no entregará los documentos exigidos por el Legislativo sobre las destituciones de varios fiscales federales.

Bush se atendrá al ''privilegio ejecutivo'' de su cargo para negarse a entregar los documentos, dijo el abogado presidencial Fred Fielding en una carta al presidente del Comité de Asuntos Judiciales, el demócrata Patrick Leahy.

Los documentos son sobre el desempeño de la ex asesora legal de la Casa Blanca Harriet Miers y la ex directora de asuntos políticos Sara Taylor en la destitución de los fiscales, que según la oposición fue una medida por razones políticas.

Leahy reaccionó a la medida acusando al gobierno de ''obstrucción política a la manera nixoniana'' y de ''expresar desdén hacia nuestro sistema de separación de poderes''.

El influyente senador demócrata dijo que ''cada vez más, tanto el presidente como el vicepresidente creen que están por encima de la ley''.

A su vez el homólogo de Leahy en la Cámara de Representantes, el demócrata John Conyers, denunció que la afirmación de Bush sobre su ''privilegio ejecutivo'' era ''sin precedentes en su amplitud y alcance'' y mostraba ''un desprecio atroz por el derecho del pueblo a saber qué está ocurriendo con su gobierno''.

En su carta, Fielding dijo que Bush había intentado ''la cooperación'' al divulgar más de 8,500 páginas de documentos y al enviar al secretario de Justicia Alberto Gonzales y a otros funcionarios a prestar testimonio ante el Congreso. La Casa Blanca también ofreció un arreglo por el cual altos funcionarios serían entrevistados por asesores del comité judicial, pero en sesiones a puertas cerradas, y sin la presencia de grabadoras o de estenógrafas.

Tanto Leahy como Conyers rechazaron la oferta, señalando que el público tenía derecho a conocer la labor que estaba realizando su gobierno.

Es la segunda vez que Bush ha ejercido su derecho al ''privilegio ejecutivo'', dijo Tony Fratto, subsecretario de prensa de la Casa Blanca. La primera vez fue en diciembre del 2001, al negarse a un pedido del Congreso para que fueran entregados documentos del gobierno de Bill Clinton.

El miércoles, el Comité Judicial del Senado envió órdenes a la Casa Blanca y a la oficina del vicepresidente Dick Cheney exigiendo la entrega de documentos vinculados con el programa de espionaje de ciudadanos sin autorización judicial autorizado por Bush.

También mencionados en las órdenes de comparecencia figuraban el Departamento de Justicia y el Consejo de Seguridad Nacional.

El comité presidido por Leahy realiza una vasta investigación sobre qué influencia ejerce la Casa Blanca en el Departamento de Justicia y en su jefe, el secretario de Justicia, tras la destitución de ocho fiscales federales al parecer por razones políticas.

Ahora ve
No te pierdas