Bush, decepcionado tras revés migratorio

El mandatario de EU dijo que el fracaso del Senado es un ‘decepcionante’ desenlace para la refo agregó que lamenta que el Senado no haya podido llegar a un acuerdo sobre el proyecto de ley.
El presidente de EU consideró que las hipotecarias deben seg  (Foto: )

El presidente George W. Bush dijo hoy que el fracaso del Senado para avanzar hacia una amplia reforma migratoria constituye un "decepcionante" desenlace para el arduo trabajo que se llevó a cabo a fin de resucitar esta legislación.

"La inmigración legal es una de las principales preocupaciones del pueblo estadounidense, y el hecho de que el Congreso no haya actuado al respecto es decepcionante", dijo el mandatario sobre el voto de esta mañana en el Senado.

Una mayoría de senadores republicanos apoyados por varios demócratas votaron en contra de limitar el debate sobre la iniciativa y pasar así a su voto final, con lo cual el líder de la mayoría, Harry Reid, procedió a retirar la iniciativa de toda discusión.

Bush agradeció a los senadores que trabajaron por retomar el debate dos semanas después que el primer intento para empujar la iniciativa corrió la misma suerte.

"Lamento que el Senado no haya podido llegar a un acuerdo sobre el proyecto de ley esta mañana", afirmó el mandatario en una declaración por escrito difundida por la Casa Blanca.

El voto significó un duro revés para Bush que empujo la reforma y aun cedió a algunas de las demandas de los opositores, incluida la asignación inmediata de una partida de   4,400 millones de dólares para fortalecer los programas de seguridad en la frontera.

"El pueblo estadounidense comprende que el status quo es inaceptable en lo que concierne a nuestras leyes de inmigración. Muchos de nosotros trabajamos arduamente para ver si podíamos encontrar terreno común, pero no funcionó", indicó el mandatario.

Bush consideró que el Congreso debe ahora demostrar a los estadounidenses que es posible llegar a acuerdos sobre los temas difíciles que el país confronta.

"El Congreso debe trabajar en una política integral de energía y buena atención de salud; asegurarse de que la atención de salud sea económica sin invitar a que el gobierno federal se haga cargo del sistema de atención de salud", sostuvo Bush.

Dijo que también deberán crearse consensos para poder equilibrar el presupuesto federal, limitar los gastos y no aumentar los impuestos. "Tenemos mucho trabajo por hacer".

Confió que tras el receso de verano la Casa Blanca y el Congreso podrán trabajar en el proceso de asignaciones.

"Yo estoy deseoso de trabajar con el Congreso para lograr el equilibrio presupuestal y ser sensatos en la manera en que gastamos el dinero del pueblo", precisó.

Ahora ve
No te pierdas