G8 concluye cumbre con pactos y promesas

La reunión finalizó con varios acuerdos en temas como el cambio climático y ayuda para África; el futuro de la provincia serbia de Kosovo fue el único tema que quedó sin resolverse.
Los líderes de los ocho países que conforman el G8 posan par
HEILIGENDAMM, Alemania (AP) -

Los líderes del Grupo de los Ocho países más industrializados concluyeron este viernes una cumbre en la que pactaron algunos acuerdos, realizaron nuevas promesas, lanzaron ciertas advertencias y buscaron calmar los ánimos en una gama de temas como el cambio climático, la ayuda a África, el plan estadounidense de emplazar un escudo antimisiles en Europa y la negativa de Irán a cancelar su programa nuclear.

La canciller alemana Angela Merkel, anfitriona del encuentro, consideró que fue un éxito la reunión de tres días que comenzó con pocas expectativas y especulaciones de que aumentarían las tensiones en ciertos temas. Al final, sólo no hubo consenso sobre el futuro de la provincia serbia de Kosovo.

''Naturalmente después de dos días, todos los problemas del mundo no han sido resueltos, pero nos hemos movido un paso adelante'', dijo Merkel en la rueda de prensa final del encuentro entre los dirigentes de Alemania, Estados Unidos, Francia, Gran Bretaña, Italia, Canadá, Japón y Rusia.

La cumbre del G8 en este balneario del Mar Báltico finalizó un día después de que se logró el primer acuerdo: un compromiso de los ocho líderes para reducir ''sustancialmente'' las emisiones de gases de efecto invernadero y analizar ''seriamente'' la propuesta de la Unión Europea, Canadá y Japón de recortarlas en un 50% hacia el 2050, todo bajo el paraguas de las Naciones Unidas que permita negociar un nuevo plan para cuando en el 2012 expire el Protocolo de Kioto.

El mismo jueves hubo un movimiento hecho, al parecer, para calmar la tensión sobre uno de los temas más polémicos, cuando el presidente ruso Vladimir Putin dijo que no apuntará sus armas hacia Europa si Estados Unidos accede a colocar su escudo antimisiles en otro lugar como Azerbaiyán.

Un día después Putin profundizó aún más y dijo que los estadounidenses podrían instalar un sistema de defensa en países como Turquía o Irak.

La última jornada comenzó con la noticia de que el mandatario estadounidense se había enfermado del estómago y se perdió varios encuentros, aunque retornó cuando se sintió mejor.

El G8 prometió un programa por más de 60,000 millones de dólares para combatir el sida, la tuberculosis y la malaria en África, aunque la propuesta fue vaga y no se estableció el plazo en que se canalizará el dinero.

Después de una reunión con líderes africanos, los países industrializados también aseguraron que cumplirán una promesa hecha en el 2005 en la cumbre de Gleneagles para incrementar la ayuda a ese continente en 25,000 millones para el 2010.

Y el consenso continuó, aunque para hacer una advertencia. El G8 dijo que respaldará ''nuevas medidas'' si Irán mantiene su negativa de cesar su programa de enriquecimiento de uranio, sobre todo a raíz de recientes declaraciones del presidente iraní Mahmud Ahmadinejad al respecto.

El presidente francés Nicolás Sarkozy dijo que era necesario que el Grupo de los Ocho enviara ''un mensaje de firmeza''.

Las reuniones de los líderes con los africanos y el Grupo de los Cinco países emergentes (Brasil, China, India, México y Sudáfrica) se realizaron sin la presencia de Bush, que se mantuvo en su cuarto tras enfermarse del estómago. Al final logró recuperarse y se reincorporó a las actividades.

Pese a los acuerdos, el G8 no pudo ponerse de acuerdo respecto a Kosovo. Estados Unidos y la UE respaldan una resolución de la ONU para otorgar una independencia supervisada a la provincia, algo a lo que se ha opuesto Rusia.

Merkel dijo que hubo acercamientos ''constructivos'', pero aún con ''opiniones diferentes'', por lo que continuarán las pláticas diplomáticas.

Las protestas que durante los primeros dos días se vieron por mar, tierra e incluso aire, prácticamente desaparecieron el viernes, cuando sólo se tenía planeada una manifestación final en la comunidad cercana de Rostock.

Los dos días anteriores los activistas reflejaron tal ímpetu que incluso algunos fueron capaces de llegar en varias ocasiones hasta la valla de 12 kilómetros que circundó Heiligendamm, pese a haber sido repelidos desde el inicio con chorros de agua por la policía.

Uno de los últimos encuentros formales fue con el G5, cuyos integrantes acordaron con el G8 hacer todo lo que esté de su parte para combatir el cambio climático y garantizar un ambiente propicio en sus territorios para las inversiones extranjeras.

Ahora ve
No te pierdas