Cumbre G8 inicia sin acuerdo climático

La reunión del G8 arrancó sin un tratado con metas especificas para combatir el cambio climátic Alemania propuso el ‘objetivo de dos grados’ con el que espera sustituir al Protocolo de Kioto.
Uno de los primeros encuentros en la Cumbre del G8 fue entre
HEILIGENDAMM, Alemania (AP) -

La reunión cumbre del Grupo de los Ocho arrancó este miércoles sin visos de un acuerdo sobre metas específicas para combatir el cambio climático, el tema estrella del encuentro, y entre protestas de activistas que bloquearon carreteras lograron acercarse hasta la valla que rodea las instalaciones donde se encuentran los líderes de los países más industrializados.

La cumbre en este balneario a la orilla del Mar Báltico, en el norte de Alemania, comenzó por la noche con una recepción de la canciller alemana Angela Merkel, la cual estuvo precedida por algunas reuniones bilaterales y encuentros con la prensa en las que se puso de manifiesto las diferencias que aún persisten sobre la reducción de los gases de efecto invernadero, y aparecieron intentos por calmar los ánimos en torno a otros asuntos polémicos como la idea estadounidense de emplazar un escudo antimisiles en Europa del Este, que ha provocado advertencias de Rusia.

Uno de los primeros encuentros fue entre Merkel y el presidente estadounidense George W. Bush, quien manifestó a la anfitriona del encuentro su disposición a trabajar con Alemania en el combate al cambio climático, aunque reiteró su negativa a fijar en este momento metas específicas para reducir las emisiones.

Pese a las diferencias, Bush dijo haber asegurado a Merkel su ''fuerte deseo'' de trabajar con ella en la búsqueda de un nuevo plan para cuando expire el Protocolo de Kioto en el 2012, mientras que la canciller alemana afirmó que la reunión con el presidente estadounidense fue ''una muy buena conversación y un muy buen debate''.

El presidente de la Comisión Europea, José Manuel Barroso, se mostró pesimista sobre acuerdos concretos en materia de cambio climático.

''No espero que esta cumbre establezca objetivos'', dijo Barroso en rueda de prensa horas antes de la recepción oficial.

Bush llegó a la cumbre días después de anunciar un plan que considera realizar reuniones entre los países que contribuyen más a la emisión de gases de efecto invernadero, no sólo industrializados, sino en desarrollo como China e India.

Europa ha aceptado la idea de que participen no sólo países industrializados, aunque considera que se debe avanzar más allá de eso y establecer metas concretas.

Alemania ha propuesto el llamado ''objetivo de dos grados'', a través del cual sólo se permitiría que la temperatura mundial subiese dos grados Celsius. Según los expertos ello significaría una reducción global de emisiones de un 50% por debajo de los niveles de 1990 para el 2050.

La propuesta alemana va encaminada a encontrar un acuerdo que sustituya el Protocolo de Kioto de 1997 y el cual no ratificó Estados Unidos.

Bush también aprovechó para intentar bajar los ánimos en torno a su propuesta de instalar un escudo antimisiles en la República Checa y Polonia, un tema que llevó al presidente ruso Vladimir Putin a advertir el fin de semana que de concretarse el plan se vería obligado a apuntar sus armas contra sitios europeos.

''Rusia no es el enemigo. No es necesaria una respuesta militar porque no estamos en guerra con Rusia'', dijo Bush a algunos medios informativos. Añadió que esa nación ''no es una amenaza''.

El escudo antimisiles estadounidense y la posición rusa no es un tema de la agenda de la cumbre, aunque se espera que sea abordada en encuentros bilaterales o informales por los líderes de Alemania, Francia, Estados Unidos, Rusia, Japón, Gran Bretaña, Italia y Canadá (los miembros del G-8).

Mientras comenzaban las actividades en Heiligendamm, manifestantes lograron llegar a la valla metálica que circunda en 12 kilómetros el lugar de estancia de los líderes y bloquearon carreteras, incluida una que lleva al aeropuerto de Rostock, población cercana a donde arribaron los miembros del G-8.

Organizadores de las protestas se dijeron victoriosos por haber llegado hasta la valla, pese a que en momentos la policía utilizó chorros de agua para intentar dispersarlos.

Ahora ve
No te pierdas