EU justifica permanencia en Irak

El nuevo informe sobre la guerra en Irak sugiere que EU necesita más tiempo para cumplir sus me se cree que el refuerzo de soldados que decretó Bush en enero deberá quedarse hasta junio del 2
2008, año desatrozo para EU en Afganistán. (Archivo)
WASHINGTON (AP) -

Mientras muchos legisladores presionan al presidente George W. Bush con el fin de que cambie la estrategia en Irak para septiembre o antes, el nuevo informe del gobierno sobre la guerra implica que EU cree que necesitará muchos meses más para cumplir con sus metas.

El informe no menciona un cronograma específico, pero su lenguaje sugiere lo que algunos comandantes estadounidenses han insinuado recientemente: el refuerzo de soldados que decretó Bush en enero debería permanecer hasta junio del 2008.

Pero ese cálculo militar no coincide con el consenso político que está emergiendo en Washington: que los soldados regresen al país antes.

La división entre la posición política y militar es un síntoma de más de cuatro años de contratiempos en Irak, no sólo equivocaciones del gobierno estadounidense sino también de los líderes políticos iraquíes, que no han cumplido con su objetivo de crear un gobierno de unidad nacional.

De acuerdo con algunos miembros del Congreso, y no sólo demócratas, se está pasando el momento para que los iraquíes muestren que pueden aprovechar los esfuerzos militares encabezados por Estados Unidos y lograr avances en el frente político.

''Ese gobierno no está ofreciendo el liderazgo equiparable al sacrificio considerable de nuestras fuerzas, y esto tiene que cambiar de manera inmediata'', expresó el senador republicano John Warner después que la Casa Blanca entregó su informe sobre la guerra al Congreso el jueves. Warner fue el autor de la ley que requirió el informe.

Horas después de la difusión del documento, la Cámara de Representantes aprobó por 223-201 votos una medida de los demócratas que ordena una evacuación de los soldados estadounidenses apostados en Irak antes de que termine la primavera boreal, en junio.

Los legisladores demócratas alentaron la votación a pesar de que Bush amenazó con vetar la iniciativa.

Al parecer el presidente habría calculado que puede la reducir la presión política para cambiar la estrategia antes de presentar el próximo informe ante el Congreso, a mediados de septiembre. En ese momento el general David Petraeus, el máximo comandante estadounidense en Irak, planea exhibir su evaluación sobre la estrategia contrainsurgente que lanzó en febrero, y recomendar a Bush si debe seguir o no con ella el año próximo.

Al extender el emplazamiento de los soldados en Irak de 12 a 15 meses, el ejército ha hecho posible que Bush mantenga el refuerzo de la fuerza hasta abril del 2008.

Aunque la guerra es cada vez más impopular, Bush tiene el apoyo de algunos sectores prominentes para continuar con su actual estrategia militar, no sólo en lo que queda de este año sino también en el 2008. John Keane, un general del ejército retirado, manifestó esta semana que si bien es lento, se nota un progreso en la situación de la seguridad.

''La idea de retirarse ahora o en un par de meses no tiene sentido desde un punto de vista militar'', manifestó Keane.

 Entre ahora y septiembre la violencia en Bagdad probablemente se intensificará, y posiblemente cientos de soldados estadounidenses mueran. El gobierno iraquí del primer ministro Nuri al-Maliki, en tanto, será presionado para erradicar la influencia sectaria de las fuerzas de seguridad y para que apruebe leyes que alienten la reconciliación.

En total, desde que comenzó la guerra en marzo del 2003, han muerto más de 3,600 soldados estadounidenses.

Petraeus espera que antes de septiembre la contraofensiva de las fuerzas militares reduzcan el nivel de violencia a un nivel en el que se puedan realizar avances políticos.

Ahora ve
No te pierdas