Avionazo histórico en Sao Paulo

El accidente podría ser el mayor en la historia de Brasil al dejar, al menos, 200 personas muer el Airbus 320 que transportaba a 176 pasajeros no logró frenar tras aterrizar en el aeropuerto.
Los bomberos creen que ya no encontrarán sobrevivientes del
SAO PAULO (CNN) -

Al menos unas 200 personas habrían muerto este martes en Sao Paulo, luego de que un avión de la aerolínea brasileña TAM se estrellara contra una gasolinera y un edificio frente al aeropuerto de Congonhas, en lo que sería el peor desastre aéreo en la historia del país.

Bajo la lluvia, el Airbus 320 con 176 personas a bordo no consiguió frenar tras su aterrizaje y en una descontrolada carrera atravesó una transitada avenida lindante a la terminal, para chocar contra la estación de servicio y un edificio de la propia aerolínea que quedó destruido y envuelto en llamas. (Ve la galería de fotos)

"El avión se venía derrapando, parecía que se estaba tajeando, nunca vi algo tan feo", dijo Luis Santos, un testigo del siniestro que estaba en un automóvil en la gasolinera en el momento del accidente.

La agencia de noticias brasileña Folha informó que hasta 200 personas podrían haber muerto por el accidente, que también habría causado víctimas en tierra. "Tenemos 200 muertos ahí", dijo un líder del equipo de rescate citado por Folha.

Bomberos que trabajan en el rescate de víctimas dijeron en la madrugada del miércoles que 40 cuerpos, algunos carbonizados, fueron rescatados del lugar donde ocurrió el accidente.

El gobernador de Sao Paulo, José Serra, dijo a periodistas que los bomberos creen que era imposible hallar sobrevivientes del desastre.

"(Esa oportunidad) Es casi nula", dijo Serra, quien indicó además que, con el incendio, la temperatura en el avión habría llegado a 1,000 grados centígrados, lo que haría muy difícil la identificación de los cuerpos.

TAM, principal aerolínea de Brasil, informó que la aeronave que sufrió el percance cumplía el vuelo 3054 entre Porto Alegre y el aeropuerto doméstico de Sao Paulo con 170 pasajeros y seis miembros de la tripulación.

La nave había partido hacia Congonhas a las 17.15 hora local desde el aeropuerto Salgado Filho de Porto Alegre, donde decenas de familiares de los pasajeros que viajaban en el vuelo accidentado esperaban informaciones sobre la suerte de sus seres queridos.

Historial de accidentes

Congonhas, el aeropuerto de mayor movimiento de Brasil, tiene un largo historial de accidentes y registró varios derrapes de aviones este año, tornándose un símbolo del caótico transporte aéreo del país, donde son habituales los atrasos y cancelaciones de vuelos.

Expertos en asuntos aéreos dijeron que la pista de Congonhas, que recientemente la volvieron a asfaltar tras varios cierres por problemas de drenaje, no estaba lista para operar en días de lluvia fuerte.

Gruesas columnas de fuego y humo negro se elevaron por horas desde los restos incendiados de la máquina y del edificio, donde más de 70 dotaciones de bomberos combatieron el siniestro e intentaron rescatar víctimas.

Medios locales reportaron varias explosiones tras el accidente de la nave. Varias personas, en tanto, fueron llevadas a hospitales de Sao Paulo con heridas.

Entre los pasajeros muertos se encontraba el diputado opositor Julio Redecker, líder del Partido de la Social Democracia Brasileña (PSDB) en la Cámara baja.

Varios testigos que estaban en la gasolinera contra la que el avión de TAM se estrelló escucharon el atronador ruido de la colisión, que ocurrió sobre una avenida transitada, Washington Luis, que está a la vera del aeropuerto.

"Yo escuché un ruido grande de una turbina. Cuando miré para atrás, vi un avión viniendo en mi dirección", dijo Anderson Lima, de 30 años.

Crisis aérea

El presidente de Brasil, Luiz Inácio Lula da Silva, quien enfrenta críticas por la gestión de su gobierno ante los problemas que enfrenta el sector aéreo en el país, convocó a una reunión de emergencia con varios de sus ministros para acompañar las noticias sobre el siniestro y decretó tres días de luto oficial.

La pista del aeropuerto de Congonhas había sido remodelada recientemente y aún están frescos en el país los recuerdos del desastre aéreo que sucedió en septiembre pasado, cuando dos aviones chocaron en el aire sobre la selva amazónica matando a 154 personas.

Tras ese siniestro, que involucró un Boeing 737 de la aerolínea local Gol, la aviación civil de Brasil vive intermitentes crisis, con cancelaciones y atrasos en los vuelos.

Apenas sucedido el accidente en la noche del martes, empleados comenzaron a correr nerviosos por el aeropuerto de Congonhas y pasajeros que estaban dentro de aeronaves tuvieron que desembarcar debido al cierre de la terminal, donde había un fuerte olor a plástico quemado.

La pista principal de esa terminal había sido reabierta a fines de junio tras haber estado unos 45 días cerrada por reformas.

La reapertura se realizó sin que se hubiera completado un trabajo de ranuras para dar más adherencia a los neumáticos de los aviones en los aterrizajes, dijeron expertos.

 

 

 

Ahora ve
No te pierdas