Recuperan cuerpos tras avionazo

Equipos de rescate lograron localizar 66 cuerpos y la llamada caja negra del avión que se estre esta es la segunda tragedia aérea en 10 meses en Brasil.
Equipos de seguridad recuperan cuerpos y la 'caja negra' del  (Foto: )

Equipos de rescate recuperaron el miércoles 66 cuerpos de las estimadas 200 víctimas fatales causadas por la explosión de un Airbus 320 de la aerolínea brasileña TAM, que se incendió el martes tras chocar contra un edificio luego de derrapar en el aeropuerto doméstico de Sao Paulo.

Equipos de bomberos localizaron también la llamada caja negra del aparato que cumplía el vuelo 3054 entre Porto Alegre y el aeropuerto de Congonhas, mientras que autoridades confirmaron hasta ahora la muerte de 86 personas.

El segundo gran desastre aéreo en 10 meses en Brasil ocurrió cuando el Airbus 320 de TAM, con 176 personas a bordo, no pudo frenar tras aterrizar y en una descontrolada carrera atravesó una transitada avenida lindante a la terminal, para chocar primero contra una estación de servicio y luego un edificio de la propia aerolínea.

Tras el accidente expertos en seguridad aérea dijeron que la pista, que había pasado por una reciente reforma debido a sus constantes problemas de drenaje, no era aún totalmente segura en días de lluvia.

Medios locales reportaron que el aeropuerto de Congonhas reabrió el miércoles sus operaciones, aunque con restricciones de tamaño y peso de aviones.

TAM, la mayor aerolínea de Brasil, divulgó la lista de los pasajeros del avión siniestrado durante la madrugada.

Congonhas es el aeropuerto de mayor movimiento de Brasil y está colapsado, según legisladores que integraron una comisión en la que se investigó los problemas del sector aéreo brasileño, que está sumido en el caos.

"Era una tragedia anunciada", dijo Sandra Assali, presidenta de la asociación brasileña de amigos y familiares de víctimas de accidentes aéreos.

Congonhas tiene un largo historial de accidentes y registró varios derrapes de aviones este año, tornándose un símbolo del caótico transporte aéreo del país, donde son habituales los atrasos y cancelaciones de vuelos.

El presidente de Brasil, Luiz Inácio Lula da Silva, que enfrenta críticas por la gestión de su Gobierno ante los problemas del sector, decretó tres días de luto oficial.

En el país aún están frescos los recuerdos del desastre aéreo de septiembre pasado, cuando dos aviones chocaron en el aire sobre la selva amazónica dejando 154 muertos.

Ahora ve
No te pierdas