Ye Gon ‘exculpa’ a Calderón

El empresario chino negó que los 150 mdd procedieran de la campaña del mandatario mexicano; el abogado de Ye Gon dijo que el dinero fue entregado en custodia a su cliente.
Ning Ye, uno de los abogados del empresario durante la rueda
WASHINGTON (Notimex) -

El empresario chino Zhenli Ye Gon aclaró este martes aquí que en ningún momento hizo la acusación de que los 150 millones de dólares (mdd) que dice haber recibido procedían de la campaña del presidente Felipe Calderón en las elecciones pasadas.  

Ye Gon, dijo encontrarse en territorio estadounidense, reiteró no obstante que el dinero provino de una persona a quien identificó repetidamente como "Javier Alarcón", aunque no dejó del todo claro si se trata del secretario mexicano del Trabajo. 

Aunque se le decomisaron 205 mdd en una casa de Las Lomas en marzo recién pasado, Ye Gon señaló que 150 mdd le fueron dados para guardarlos y los restantes (55 millones) eran de su propiedad.  

"Nunca dije (que) este dinero son (sic) procedente de Felipe Calderón, nunca dije este dinero es para la campaña", dijo Ye Gon hablando por teléfono en una larga rueda de prensa realizada por su equipo legal estadounidense en el Club Nacional de Prensa.  

Ye Gon dijo que existen fotografías de una reunión que sostuvo con "Javier Alarcón" la primera semana de mayo, celebrada primero en su negocio y después en casa. El secretario mexicano del Trabajo ha negado cualquier conexión con el empresario chino. 

"De mi negocio y de mi casa de los dos lados (tengo fotos). Ahorita el gobierno mexicano tiene toda la evidencia. Yo guardé una parte, pero ahorita yo no puedo enseñar donde, porque hay un amigo conmigo, también yo creo que él sí tiene", dijo en un español entrecortado.  

Su aparición en larga distancia formó parte de una prolongada rueda prensa de tres horas de duración. Estuvieron presentes físicamente sus abogados Martin McMahon y Ning Ye.   Después de largas presentaciones iniciales, donde no se presentaron ni vídeos o fotos, a pesar de una gigantesca pantalla de proyección, el empresario se comunicó telefónicamente y respondió preguntas de los periodistas –en inglés y español-- por altoparlante.

Sus abogados indicaron que su cliente ha sido objeto de al menos dos atentados contra su vida, por lo que decidieron grabar todos sus "secretos" en cintas de audio y vídeo, que serían dadas a conocer en caso de una muerte súbita.  

Su abogado Martin McMahon reiteró al inicio de la prolongada rueda de prensa, de tres horas de duración, que los 150 mdd recibidos por su cliente para su custodia "fueron sacados de las campañas políticas".  

Sin embargo cuando se le inquirió sobre las evidencias para sustentar el alegato, McMahon reconoció que "no tenían prueba de los 150 mdd", como tampoco imágenes de los portafolios con el dinero en efectivo entrando a la casa.  

McMahon sostuvo no obstante la existencia de vídeos de vigilancia que según el están en poder del gobierno mexicano.   Aunque tampoco aclaró la confusión sobre la identidad de "Javier Alarcón", McMahon dijo que le gustaría ser demandado por el bufete contratado por el secretario mexicano del Trabajo, Javier Lozano Alarcón, porque eso les permitiría pedirle declaraciones juradas.  

El bufete jurídico Kornstein, Veisz Wexler & Pollard, contratado por Lozano Alarcón en Nueva York, envió al bufete de McMahon una carta el 12 de julio en la que pide se retracte de las acusaciones "falsas y difamatorias" contra Lozano Alarcón.  

La misiva, divulgada por McMahon, señala que si no se desisten para el 18 de julio, Lozano Alarcón estará en libertad de proteger sus intereses, incluida una posible litigación "vigorosa".   En su oportunidad, Ye Gon dijo estar dispuesto a testificar ante el Congreso estadounidense en el sentido de que sus operaciones empresariales eran legítimos, pero rechazo la posibilidad de entregarse al gobierno estadounidense.  

Hasta el momento las agencias federales estadounidenses no han mostrado interés en entrevistar al empresario chino, según reconoció el propio McMahon. El abogado dijo que ello puede obedecer a que el gobierno de Estados Unidos no quiere "avergonzar" al mexicano.  

Sus abogados dijeron que el gobierno mexicano "fabricó" la evidencia para mostrar que la sustancia decomisada era pseudoefedrina, cuando en realidad era una sustancia permitida y legal denominada Acetetamine, con la misma composición pero diferente peso molecular.   A pesar de ello, el equipo legal de Zhenli Ye Gon hizo un llamado al gobierno mexicano para establecer un fiscal especial que examine las acusaciones contra su cliente.

Ahora ve
No te pierdas