Brasil niega fallas en la pista

El gobierno dijo que reducirá el tráfico del aeropuerto de Congonhas en Sao Paulo; el accidente renovó las críticas contra el presidente Lula por su gestión en el sector aéreo.
SAO PAULO (CNN) -

El Gobierno de Brasil negó este jueves que fallas en la pista principal del aeropuerto doméstico de Sao Paulo hayan causado el accidente del avión de la aerolínea TAM que dejó unos 200 muertos, mientras seguía el retiro de cadáveres del edificio donde la nave se incrustó.

Con la población conmocionada por el peor desastre aéreo de la historia en Latinoamérica, las autoridades también aseguraron que reducirán el intenso tráfico de la aerostación de Congonhas, donde el martes se desató la tragedia.

"Yo garantizo que la pista no tiene nada que ver con el accidente", dijo el jueves al entrar en la sede del Gobierno, en Brasilia, José Carlos Pereira, presidente de la empresa estatal aeroportuaria, Infraero.

El Airbus 320 accidentado, que cumplía el vuelo 3054 entre la sureña Porto Alegre y Congonhas, no consiguió frenar bajo la lluvia al aterrizar y en una fatal carrera cruzó una transitada avenida, chocó una gasolinera y se estrelló.

Sus 186 ocupantes murieron, en tanto que en torno a una decena de personas habría perdido la vida fuera de la nave.

La pista principal del congestionado aeropuerto, por donde pasan unos 52,000 pasajeros al día, es vista por expertos como insegura cuando llueve, y autoridades reconocieron que tenía pendiente un ranurado para mejorar su drenaje y adherencia tras haber estado cerrada durante unas semanas por reformas.

"¿Por qué Congonhas fue abierto en este estado? Es un crimen", dijo Paulo Sampaio, experto en aviación de la consultora Multiplan, quien indicó que se está induciendo a creer que el accidente fue culpa del piloto.

Pero, el jefe de Infraero dijo que el avión siniestrado salió de la pista con la misma velocidad a la que llegó al aeropuerto sin desacelerarse e indicó que el aparato pudo haber tenido alguna falla, sin tampoco descartar la posibilidad de un error humano.

En tanto, los rescatistas ya recuperaron 184 cuerpos, mientras intentaban evitar el derrumbe de restos del edificio, que también pertenecía a TAM.

Las autoridades tenían dificultades para identificar muchos de los cadáveres, calcinados, chamuscados o despedazados.

Imágenes divulgadas por Infraero mostró al avión tocando tierra y luego carreteando a una velocidad superior a la normal. El titular de Infraero aclaró que el avión accidentado aterrizó donde debía y a la velocidad correcta.

La Fiscalía del Estado pidió a la Justicia el cierre inmediato de Congonhas, ubicado en una zona densamente poblada de la mayor ciudad sudamericana; pero Pereira consideró "fundamentalista" la solicitud.

El pedido fue hecho por dos procuradores que en enero habían solicitado la clausura de la terminal por las malas condiciones de su pista.

El accidente renovó las críticas contra el presidente Lula da Silva por su gestión del sector aéreo del país, que entró en caos en septiembre pasado cuando dos aviones chocaron en el aire, muriendo 154 personas.

Expertos dijeron también que el accidente del martes fue consecuencia de la inacción del Gobierno ante la crisis en el sector, que se verifica en constantes atrasos y cancelaciones de vuelos, huelgas de controladores y derrapes de aviones.

Lula se reunió con colaboradores el jueves para tratar la crisis del sector, pero no ha hablado públicamente desde la tragedia. En tanto, legisladores reclaman la renuncia del ministro de Defensa, Waldir Pires, y los jefes de Infraero y el regulador del sistema, Anac, llamado burlonamente Anarc.

La pista donde se inició la catástrofe aún se encuentra cerrada.

Organos oficiales advirtieron que tomará meses determinar las causas del accidente. Medios locales y expertos, sin embargo, deslizaron algunas hipótesis.

"Desastres aéreos, dicen los especialistas, siempre tienen más de una causa. Con la tragedia de TAM no es diferente. Las causas son la incompetencia, desidia, liviandad, ganancia y corrupción presentes en el sistema de transporte aéreo brasileño", dijo un editorial del diario O Estado de S.Paulo.

En Congonhas, un Fokker 100, también de TAM, abortó este jueves un intento de aterrizaje en medio de la neblina, pero luego consiguió posar sin incidentes. Esa clase de maniobra es usual en los aviones comerciales cuando aterrizan con escasa visibilidad.

Un día antes del fatal accidente de TAM había derrapado en el aeropuerto paulista una aeronave de pequeño porte de la aerolínea regional Pantanal.

Ahora ve
No te pierdas