Turquía vive unas elecciones históricas

La votación más importante en décadas, enfrenta la división entre el islamismo y el laicismo t algunos sectores abrigan también la esperanza ser admitidos en la UE, si hacen ciertas reformas
Unos 43 millones de turcos con derecho a voto decidirán el n

Los turcos comenzaron a votar el domingo en una elección parlamentaria que enfrenta al islámico Partido AK contra los nacionalistas, grupos que discrepan fuertemente sobre el camino que debe seguir el país musulmán laico.

Sondeos de opinión dan una ventaja al Partido AK que le permitiría gobernar solo por otros cinco años, aunque indican que la clave será la diferencia que obtendrá la mayoría.

Cerca de 43 millones de turcos, de un total de 74 millones, tienen derecho a voto.

Los locales de votación abrieron a las 7.00 hora local (0400 GMT) en el este de Turquía. En el oeste, que incluye a ciudades como Ankara y Estambul, las urnas abrieron una hora más tarde.

El primer ministro Tayyip Erdogan, el político más popular en Turquía, llamó a elecciones anticipadas después de que políticos laicos, apoyados por el Ejército, le impidieron designar al ministro de Relaciones Exteriores Abdullah Gul, un islámico, como presidente.

Erdogan dice que el esperado aumento de votos para su Partido AK fortalecerá la democracia en Turquía, cuyo Ejército removió a un gobierno que consideró demasiado islámico en 1997.

El carismático líder prometió más reformas económicas, políticas y sociales, necesarias para unirse a la Unión Europea, pese al creciente escepticismo sobre si el bloque permitirá la incorporación de Turquía.

Sólo otros dos partidos, el nacionalista centroizquierdista Partido Republicano Popular (CHP) y el nacionalista de extrema derecha Partido Movimiento (MHP), parecen listos para superar el umbral de un 10 por ciento de los votos nacionales para entrar al Parlamento.

Ambos partidos sostienen que la votación es para defender el sistema laico de Turquía frente a políticos islámicos, pese a que Erdogan se rió de las afirmaciones del CHP sobre que quiere convertir al país, que une a Europa y Oriente Medio, en una teocracia al estilo iraní.

También se señala la posibilidad de que algunos candidatos independientes, en su mayoría en favor de los kurdos, obtengan escaños en el Parlamento de 550 miembros.

Incluso si obtiene un mayor porcentaje de votos, es posible que el Partido AK obtenga menos escaños, porque la oposición está más unida que en el 2002, y que no alcance la mayoría de dos tercios necesaria para cambiar la constitución que consagra el sistema laico.

Este escenario ha ayudado a empujar a los mercador financieros a máximos récord. Los inversionistas aplauden las políticas de libre mercado del Partido AK, pero temen que una mayoría demasiado amplia pueda provocar tensiones con los sectores laicos, entre ellos el Ejército.

Ahora ve
No te pierdas