Brasil vive caos en sector aéreo

Más de 100 vuelos en el país reportaron problemas el lunes confirmando la crisis que vive el se en Sao Paulo se construirá un aeropuerto luego del accidente donde fallecieron unas 200 persona

El colapso del sector aéreo de Brasil empeoró el lunes cuando más de 100 vuelos en el país registraron problemas, mientras que la aerolínea TAM suspendió sus aterrizajes en días lluviosos en la terminal de Sao Paulo donde la semana pasada un accidente acabó con la vida de 200 personas.

El descalabro en el sistema, que se profundizó el fin de semana cuando una de las regiones de control aéreo operó sin radar obligando al desvío de aeronaves, llevó a la federación internacional de los controladores de vuelo a proponer una intervención en el país hasta resolver los problemas.

En la morgue de Sao Paulo, los médicos forenses continuaban identificando los restos carbonizados de las víctimas del accidente del vuelo 3054 de TAM, que el martes pasado se estrelló contra un edificio tras salirse de la principal pista del aeropuerto de Congonhas al no poder frenar bajo la lluvia.

Brasil criticó duramente la propuesta de los controladores internacionales de vuelo.

"Son unos imbéciles queriendo meterse. Brasil no necesita ayuda internacional. Ellos que cuiden del espacio aéreo de ellos y nosotros cuidamos del nuestro", dijo a periodistas citado por medios locales José Carlos Pereira, presidente de la cuestionada Infraero, la autoridad estatal aeroportuaria.

"Fue una tragedia, sí, pero es una tragedia nuestra", agregó el funcionario, cuestionado por haber habilitado recientemente la pista principal del aeropuerto de vuelos domésticos de Sao Paulo donde se desencadenó la tragedia tras una serie de reformas inconclusas para mejorar su adherencia y drenaje cuando llueve.

TAM dijo que no volverá a aterrizar con lluvia en la pista principal del aeropuerto de Congonhas hasta que no estén finalizados los trabajos incompletos.

El país se sumergió en una monumental crisis aérea hace 10 meses, cuando una nave de la aerolínea Gol chocó contra un avión ejecutivo en pleno vuelo dejando casi 160 muertos.

La sensación de inseguridad entre los pasajeros se profundizó por una serie de huelgas de los controladores aéreos y colapsos de los sistemas de control.

Infraero dijo que hasta las 10:00 hora local un 32.4% de los vuelos programados desde la medianoche registraban atrasos, mientras un 8% fueron cancelados.

Además informó que Congonhas, el aeropuerto de más tráfico del país, estaba cerrado debido a malas condiciones climáticas.

Las imágenes de miles de pasajeros varados en terminales aéreas, que se han sentido desatendidos por las dos empresas que dominan el mercado, TAM y Gol, y los principales órganos públicos del sector, se hicieron cotidianos en un país de dimensiones continentales en el que el transporte aéreo es vital.

Inseguridad aérea

Presionado por el desastre del Airbus 320 de TAM, en el que murieron sus 187 ocupantes y cerca de una decena de personas fuera de la nave, el gobierno brasileño anunció la semana pasada algunas medidas para reducir el tráfico en Congonhas.

El presidente Luiz Inácio Lula da Silva, también cuestionado por su manejo de la crisis del sector, dijo el lunes que "no hay hipótesis de que la verdad sobre el accidente no saldrá a la luz" y agregó que cualquier juicio sobre las causas del accidente son "precipitadas e irresponsables"

Apenas ocurrido el accidente, los expertos apuntaron como una de las posibles causas de la tragedia a lo resbaladiza de la pista principal de Congonhas, que se encuentra cerrada desde el martes.

Luego, TAM informó que el Airbus 320 accidentado tenía desactivado unos deflectores que permiten la salida de los gases de la combustión de las turbinas cuando están frenando la nave, aunque aclaró que esta anomalía no implicaba riesgo alguno para la seguridad del avión.

Las dos cajas negras de la nave fueron enviadas a Washington para su procesamiento y se estima que la investigación del accidente demorará meses.

El gobierno, después de que varios de sus funcionarios minimizaran la crisis del sector, dijo el viernes que construiría un nuevo aeropuerto en Sao Paulo y disminuiría el intenso tráfico en Congonhas.

Ahora ve
No te pierdas