Alan García pide tregua a pobres de Perú

Al cumplir su primer año de gobierno reconoce que “faltó velocidad” en la economía de su país; a los empresarios les pidió un pacto social para cumplir sus metas al año 2011.
Alan García cumple un año de su segundo mandato presidencial  (Foto: )
LIMA (CNN) -

El presidente peruano, Alan García, pidió el sábado a los más pobres de su país que den una tregua a sus reclamos sociales y reconoció en el Congreso que a su primer año de Gobierno le "faltó velocidad" para que ellos sientan los beneficios del crecimiento de la economía local.

García, quien tocó a mediados de julio su nivel más bajo de popularidad en medio de una ola de protestas, anunció ambiciosas metas económicas y sociales para el final de su mandato en el 2011, como la reducción de la pobreza a un 30 por ciento desde el 50 por ciento del 2005.

"Yo pedí dos años para mostrar resultados y pido ahora a todos, especialmente a los más pobres, apoyarnos en el trabajo y dar tregua a su cólera histórica y al Estado para lograr esos resultados", dijo García, en un discurso pronunciado ante el Congreso al cumplir su primer año de mandato.

El presidente socialdemócrata, quien gobernó Perú por primera vez entre 1985 y 1990, ha logrado apuntalar la economía local, que creció el año pasado un 8,03%, la tasa más alta en 11 años, y mantener las reservas internacionales en niveles récord.

Pero pese a los logros económicos, la popularidad de García cayó a mediados de julio en 10 puntos porcentuales, a un 32 por ciento, frente a junio, según la firma Ipsos Apoyo, Opinión y Mercado, tras una serie de protestas de la población más pobre, que aún no ve frutos de la solidez de la economía del país.

"Yo mismo hubiera querido hacer mucho más y hacer más rápido el crecimiento para los pobres, pero la realidad, los recursos y, seguramente, la falta de mayor capacidad nos limitan", afirmó García en su discurso de casi dos horas.

"Faltó velocidad, faltó profundizar el área social, anticiparse a los problemas y desburocratizar el país", dijo.

 

Metas al 2011

García, quien ganó las elecciones el año pasado frente al nacionalista Ollanta Humala, prometió cuando asumió la presidencia que buscaría reducir la pobreza que afecta a casi la mitad de los peruanos, según cifras oficiales.

Pero el sábado afirmó que su afán por un mayor impulso social no lo hará descuidar las finanzas públicas.

Al 2011, García se comprometió a mantener el crecimiento económico, así como una meta de inflación del 2%.

Además dijo que prevé reducir la deuda externa al 13% del Producto Interno Bruto (PIB), desde el 24 por ciento actual, así como alcanzar divisas por más de 30,000 millones de dólares.

"En el 2011, el empleo informal se habrá reducido de 53% a 35% por el mayor acceso al empleo decente y habrá mejorado sustantivamente la capacidad de compra porque se habrá creado más de 1.5 millones de empleos", añadió.

El presidente, de 58 años, busca borrar la pésima imagen que dejó entre los peruanos su primer Gobierno, cuando el país se sumergió en una hiperinflación, perdió los créditos internacionales y la guerrilla izquierdista llegó a su apogeo.

Analistas destacaron la autocrítica de García.

"Creo que (García) ha reaccionado a una situación contradictoria, su primer (año de) Gobierno termina con un auge económico extraordinario (...) pero que a la vez tiene un precedente con encuestas que le dan bajo índice de aprobación", dijo el periodista y analista político Enrique Zileri.

"PACTO SOCIAL"

García planteó además a los empresarios peruanos la creación de un "pacto social" con los trabajadores formales e informales que permita que la expansión de la economía impulse la productividad, el empleo y los salarios.

"Encargo al jefe del gabinete y al ministro de Trabajo hacer esa propuesta a las instituciones para concertar la posibilidad de este pacto social y tratar sobre el salario mínimo como corresponde a una sociedad democrática", señaló.

De otro lado, el mandatario destacó en su primer año de gestión la puesta en marcha de un plan de descentralización y austeridad de su Gobierno que permitió que la inversión para obras sociales se triplique este año a 16.700 millones de dólares, frente a las inversiones registradas en el 2005.

En una autocrítica a su gestión, García pidió disculpas por los calificativos que dio a maestros públicos, quienes protagonizaron en las últimas semanas violentas protestas, que llegaron a bloqueos de carreteras y tomas de dos aeropuertos.

En el plano externo, García pidió al Congreso de Estados Unidos cumplir con su parte y ratificar "sin dilaciones ni exigencias" el TLC con Perú tras afirmar que este país "ya ha hecho todo lo que debía".

Ahora ve
No te pierdas