Talibán aplaza ejecución de surcoreanos

Los misionarios de Corea del Sur fueron secuestrados hace 10 días y serían ejecutados el lunes; los talibanes exigen la liberación ocho miembros de su grupo.

Rebeldes del Talibán fijaron este domingo un nuevo plazo, el mediodía de este lunes (07:30 GMT), para ejecutar a los 22 misioneros surcoreanos secuestrados hace 10 días en Afganistán si no son liberados ocho miembros de su grupo.

"Dado que las negociaciones entre nosotros, la administración afgana y el gobierno surcoreano han alcanzado un punto muerto, comenzaremos a matar rehenes si no empiezan a liberar a nuestros prisioneros", dijo el vocero de los talibanes, Qari Mohamad Yusuf.

"No hay necesidad de más negociaciones. Hemos dado al gobierno una lista de prisioneros talibanes que queremos que sean liberados y esa es nuestra principal demanda", indicó Yusuf, citado en reportes de prensa conocidos en esta capital.

Advirtió que el gobierno necesita tomar una decisión al respecto y si quiere usar la  uerza, pondrá en peligro las vidas de los rehenes y "los talibanes resistirán hasta el último aliento".

Los secuestradores mataron el miércoles pasado a uno de los 23 rehenes surcorenos, y varios plazos establecidos por los talibanes han expirado sin que los rebeldes cumplan su amenaza de ejecutar a todos los secuestrados.

Las autoridades afganas han reclamado a los talibanes la inmediata liberación de las 18 mujeres que forman parte del grupo rehenes surcoreanos, para luego poder iniciar negociaciones sobre sus demandas.

Los 23 misioneros surcoreanos, incluidos 18 mujeres, miembros de un grupo cristiano que realizaba labores humanitarias en Afganistán, fueron secuestrados el pasado 19 de julio cuando viajaban en autobús entre Kabul y Kandahar, a su paso por la provincia de Ghazni.

En un principio el Talibán demandó el retiro de las tropas surcoreanas de Afganistán, pero después exigió la liberación de prisioneros talibanes, amenazando con matar a los rehenes si sus exigencias no son satisfechas.

 

El Vaticano pide liberación

El Papa Benedicto XVI pidió hoy la liberación de los 22 surcoreanos secuestrados hace 10 días por los rebeldes del Talibán en Afganistán, tras considerar que la toma de rehenes supone "una grave violación de la dignidad humana".

"Hago un llamamiento a los que han perpetrado este acto criminal para que desistan del mal que han causado y liberen a sus víctimas sanas y salvas", afirmó el Papa durante su tradicional oración del Angelus en su residencia de verano de Castelgandolfo.

A continuación, el líder de la Iglesia católica leyó un mensaje en el que condenó "la práctica que se difunde entre los grupos armados de servirse de personas inocentes" para apoyar sus reivindicaciones.

"Se trata de graves violaciones de la dignidad humana que contradicen las reglas más elementales de la civilización y del derecho y que ofenden gravemente la ley divina", declaró.

Benedicto XVI, quien se encuentra en la residencia pontificia de Castelgandolfo, tras 19 días de descanso en la localidad alpina italiana de Lorenzago de Cadore, invitó a rezar para que "los hombres vivan en paz y se sientan hermanos, hijos de un único padre".

Ahora ve
No te pierdas