Cuba, a un año sin Fidel Castro

Este martes se cumple un año de que Raúl Castro heredó el gobierno de su hermano enfermo; Raúl recibió a una Cuba en bancarrota, con serios problemas económicos y sociales.
Desde el pasado 31 de julio de 2006, Fidel heredó el poder a
LA HABANA (CNN) -

Raúl Castro cumplió este martes un año al frente de Cuba, enfrentado al reto de mejorar la calidad de vida para mantener a flote el sistema socialista que heredó de su hermano Fidel.

Su principal logro, según ha confesado el general de 76 años, es la normalidad que se respiraba el martes en Cuba en ausencia del hombre que gobernó el país durante casi medio siglo hasta caer enfermo el 31 de julio pasado.

El programa político de Raúl, esbozado el 26 de julio durante un mitin en la ciudad de Camagüey, fue bien recibido por muchos cubanos, más agobiados por los problemas económicos que por el debate abierto sobre el futuro de la revolución tras la enfermedad de Fidel.

"La gente en el barrio está contenta porque dicen que las cosas van a cambiar, dicen que Raúl tiene los pies arriba de la tierra", dijo en La Habana, Elena, una empleada estatal de 37 años.

Hay que aumentar los salarios, poner a producir las tierras ociosas, abrirse más a la inversión extranjera y desprenderse sin nostalgia de las ideas obsoletas, aseguró el presidente interino al conmemorar el jueves pasado la fecha más importante del calendario revolucionario.

"¡Viva Raúl!", escribió alguien sobre una señal de tráfico en las afueras de La Habana.

"Este discurso, sin dudas programático, ha dado ya y seguirá dando mucho de qué hablar", afirmó Trabajadores, el semanario de la Central de Trabajadores de Cuba.

Pero, además de una señal de realismo político, las palabras de Raúl dispararon expectativas de reparar un sistema amenazado por los problemas de producción, la ineficiencia burocrática y el desvío de recursos.

"Ahora habrá que ver los resultados, porque está claro que hay cosas que tienen que cambiar. De lo contrario esto se va a pique", comentó Elena.

Raúl dijo que está trabajando, pero advirtió que no habrá soluciones mágicas.

¿Y Fidel?

Muchos creen que Raúl llegó para quedarse, aunque su hermano mantenga abierta aún la posibilidad de un retorno al poder.

Dedicado desde hace meses a escribir editoriales sobre temas internacionales y -ocasionalmente- también domésticos, Fidel Castro continúa sin despejar la incertidumbre sobre su futuro político. El 13 de agosto cumplirá 81 años.

"Despliega una actividad cada vez más intensa y sumamente valiosa, como lo demuestran sus reflexiones", dijo su hermano.

El último editorial de Fidel Castro, publicado el martes en la sección deportiva de Granma, el diario del gobernante Partido Comunista, comenta los recientes Juegos Panamericanos de Río de Janeiro, pero no dice una palabra del aniversario de su salida del poder.

Las páginas centrales del periódico llevaban, en cambio, un discurso pronunciado el lunes por Raúl en el que asegura que la revolución cubana será "eterna" gracias al sacrificio de "una generación tras otra".

En las calles de La Habana, muchos jóvenes dijeron que no lo habían escuchado.

"A mi me da lo mismo. Yo no estoy en nada. No vi el discurso de Raúl, todo eso me es ajeno", dijo Yoel, un músico de 19 años.

"El Dos"

Conocido en la jerga de los funcionarios como "El Dos", Raúl fue la mano derecha y el sucesor designado de su hermano durante casi medio siglo.

Pragmático e indiferente a los medios de comunicación que Fidel hipnotizó con innumerables discursos y entrevistas, Raúl dijo estar trabajando discretamente para mejorar la calidad de vida deteriorada por la ineficiencia del Estado y 45 años de embargo comercial estadounidense.

Hasta la oposición parece dispuesta a darle crédito.

Oscar Espinosa Chepe, un economista de 66 años que estuvo preso por oponerse a Fidel Castro, dijo que, aunque Raúl parece "realista", es necesario ser cautelosos.

"Tiene una tarea gigantesca y no es una persona tan joven", dijo.

"Heredó un país en bancarrota, con problemas económicos muy serios, problemas sociales extremadamente graves y un descontento grande en la población", comentó.

La transferencia formal del mando podría incluso tener fecha. Raúl puso este mes en marcha un proceso electoral que despejará las dudas sobre el futuro de su hermano.

El Parlamento cubano deberá elegir a comienzos del 2008 entre sus diputados al presidente del Consejo de Estado, el cargo que Fidel ocupó durante los últimos 30 años.

Ahora ve
No te pierdas