Bush y Sarkozy comen hamburguesas

Los mandatarios dieron prioridad a la amistad sobre los desacuerdos y buscaron mejorar relacion
KENNEBUNKPORT, EU (CNN) -

El presidente de Estados Unidos, George W. Bush, y su par francés, Nicolas Sarkozy, dieron el sábado prioridad a la amistad por sobre los desacuerdos, antes de un almuerzo con hamburguesas y salchichas en la propiedad de la familia Bush.

La reunión apuntó a mejorar las relaciones luego de las tensiones por la guerra en Irak.

Bush calificó a Sarkozy de "un amigo", mientras esperaba que su familia y su esposa Laura dieran la bienvenida al líder francés, a la entrada de su residencia de vacaciones en Maine.

"Tenemos una buena relación con Francia, obviamente han habido desacuerdos", dijo Bush a periodistas.

"Hemos tenido desacuerdos sobre Irak en particular. Nunca me he permitido que las discusiones no permitan encontrar otras maneras de trabajar juntos", agregó el mandatario.

Estados Unidos espera que las relaciones con Francia mejoren bajo el Gobierno de Sarkozy, después que las mismas se enfriaran durante el mandato de Jacques Chirac, quien expresó su oposición a la invasión a Irak liderada por Washington en el 2003.

Sarkozy, quien vistió vaqueros azules para preservar la naturaleza relajada de la reunión, también destacó las buenas relaciones entre su país y Estados Unidos.

"Estados de acuerdo en todo? No", reconoció Sarkozy.

"Incluso dentro de las familias hay desacuerdos, pero todavía somos parte de la misma familia", agregó.

Críticas por descanso

Sarkozy arribó a la propiedad "Walker's Point" desde la localidad cercana de New Hampshire, donde se encuentra para sus primeras vacaciones, lo que le valió algunas críticas en Francia.

Su descanso fue interrumpido brevemente el viernes, cuando retornó a Francia para asistir al funeral del Cardenal Jean-Marie Lustiger.

La esposa de Sarkozy, Cecilia, llamó a la primera dama Laura Bush el sábado en la mañana y dijo que ella y sus hijos no se sentían bien y que no asistirían al almuerzo.

"Ella es una mujer muy dinámica, estamos ansiosos de verla, así como a sus hijos", dijo Bush.

"Entendemos completamente", agregó el mandatario.

La invitación de Bush a Sarkozy y a su esposa fue realizada durante un encuentro del Grupo de los Ocho países más industrializados del mundo, que se realizó en junio en Alemania.

Se trata de un reunión inusual. Sólo otro líder mundial ha sido invitado por Bush a la casa de su familia en la costa de Maine. El presidente ruso, Vladimir Putin, visitó la residencia en julio para intentar aliviar las tensiones por los planes de Estados Unidos para instalar un escudo antimisiles en Europa.

Franca conversación

El almuerzo incluyó choclo, porotos cocidos y pastel de arándano fresco.

La bandera francesa ondeaba en el lugar donde tuvo lugar la comida.

Bush, Sarkozy, y el ex presidente George Bush, mantuvieron una reunión privada por unos 50 minutos antes del almuerzo.

Bush y Sarkozy se reunieron en privado durante unos 45 minutos para tener una "conversación franca" sobre temas clave, incluyendo a Irán.

Ambos pasearon en bote antes de que el presidente francés se retirara tras una visita de más de dos horas a la familia Bush.

Bush usualmente invita a sus aliados extranjeros a su rancho en Crawford, Texas, para demostrar una relación especial. El último jefe de Estado que visitó el rancho de Bush fue el presidente colombiano, Alvaro Uribe, en agosto del 2005.

Bush seguirá con sus vacaciones en su rancho de Texas a partir del próximo lunes.

Al ser consultado sobre si consideraría vacacionar en Francia, Bush contestó: "Absolutamente. Particularmente si él (Sarkozy) pudiera encontrarme un lugar donde montar en mi bicicleta de montaña".

Pero también hizo notar que disfruta yendo a su rancho. "Soy un texano, me gusta mi lugar ahí, me gusta viajar allá tanto como puedo. Ahí es donde me puedo relajar", agrego.

Ahora ve
No te pierdas