Terremoto mata a cientos en Perú

El siniestro, que sacudió ayer al país, ocasionó la muerte de más de 330 personas; el sismo tuvo una magnitud de 7.9 y ocurrió a las 18:40 horas, a una profundidad de 40 kilómetr
Muchas personas pasaron la noche en la calle porque sus vivi
CHINCHA, Perú (CNN) -

Un fuerte terremoto que sacudió Perú el miércoles por la noche dejó más de un centenar de muertos, en uno de los peores desastres naturales que vive el país en los últimos años, dijo el jueves el gobierno.

Horas después de producirse el terremoto, y mientras los equipos de rescate trabajaban animosamente buscando sobrevivientes entre los escombros, las cifras sobre la cantidad de víctimas fatales eran dispares.

Mientras el ministro de Salud, Carlos Vallejos, informó que el sismo provocó la muerte de al menos 115 personas, el Instituto Nacional de Defensa Civil (Indeci), que lidera las labores de rescate, dijo en un comunicado que la cifra de fallecidos supera los 330.

El sismo, que según el último reporte oficial tuvo una magnitud de 7.9 y ocurrió a las 18:40 hora local (2340 GMT) del miércoles, tuvo su epicentro a 145 kilómetros al sudeste de Lima y a una profundidad de 40 kilómetros, indicó el Servicio Geológico de Estados Unidos (USGS, por sus siglas en inglés).

El terremoto provocó derrumbes de viviendas y la torre principal de una iglesia en el sur del país, por lo que muchos pobladores pasaron la noche a la intemperie.

Varias zonas de Lima y del sur del Perú registraron además cortes del fluido eléctrico y de las comunicaciones.

"Me conduele la muerte de algunos ciudadanos de nuestra patria", dijo el presidente peruano, Alan García, en un mensaje televisado horas después de ocurrir el sismo.

De acuerdo a un comunicado del Indeci difundido en su página de Internet, 337 personas murieron y 827 resultaron heridas debido al terremoto.

"Lamentablemente ya tenemos cifras oficiales, antes teníamos rumores pero ya son ahora cifras confirmadas", dijo el jefe de Indeci, Luis Palomino, en una conversación telefónica.

"Hay viviendas que han colapsado totalmente, los caminos también están muy malos (...), la gente está durmiendo en las calles. Es un panorama realmente bastante desolador", dijo por su parte el ministro de Salud a la cadena estatal TV Perú.

Las autoridades reportaron que los daños más importantes ocurrieron en la provincia de Cañete, al sur de Lima, y en las provincias de Pisco y Chincha, en la región Ica, a unos 300 kilómetros de la capital peruana.

"Yo estaba con mis hijos cuando empezó el movimiento, cuando ya vi que las paredes se caían. Mi casa está inhabitable. El hospital me ha prestado una carpa para que mis hijos puedan dormir", dijo Milagros Meneses, una empleada de un hospital en Cañete de 35 años.

A la altura de Chincha, la carretera Panamericana Sur, que comunica Lima con Ica, se encuentra interrumpida en algunos tramos debido a las grietas producidas debido al sismo y algunos vehículos permanecen atascados en la vía.

En Lima, imágenes de canales de televisión locales mostraron el desprendimiento de rocas de un acantilado de Lima a una transitada vía y viviendas del acomodado distrito de Miraflores con vidrios rotos, así como un incendio en una vieja construcción en la capital del país.

"La gente se abrazaba y lloraba en pánico en las calles", dijo Cristyane Marusiak, de 31 años, en Lima.

Los edificios de oficinas en Lima se estremecieron al menos durante 20 segundos y muchos trabajadores asustados salieron corriendo hacia las calles durante el terremoto y las réplicas que se registraron luego.

El gobierno declaró alerta roja en todos los hospitales del país y el estado de emergencia en Ica. Además, el presidente dispuso la suspensión de clases como medida de precaución ante el mal estado de algunas escuelas.

Tras el sismo, el Centro de Alertas de Tsunami del Pacífico emitió un aviso para Perú, Ecuador, Chile y Colombia, pero más tarde fue cancelado.

Antes de que cesara esa alarma, el comandante de bomberos de Perú, Carlos Córdova, había dispuesto la evacuación de pobladores del distrito de La Punta, en el puerto de El Callao.

En 1970, unos 50,000 peruanos murieron durante un terremoto que provocó una avalancha de hielo y barro que sepultó al poblado de Yungay, al norte de Lima.

Ahora ve
No te pierdas