Perros buscan sobrevivientes en Perú

Los animales son españoles y colombianos y están adiestrados a labores de rescate; desde hace tres días trabajan contra el reloj en la búsqueda de sobrevivientes del terremoto.
PISCO, Perú (CNN) -

Perros españoles y colombianos especialmente adiestrados se unieron el sábado a las labores de los equipos de rescate, que desde hace tres días trabajan contra el reloj en la búsqueda de sobrevivientes del terremoto que sacudió a Perú.

Rey, Max, Aytor, Oscar y Wais, traídos desde España, olfateaban incansables los escombros en Pisco, una de las ciudades más golpeadas por el sismo del miércoles, que hizo colapsar las comunicaciones y caminos de parte del sur del país y que ha dejado casi unos 500 muertos, según cifras oficiales.

Hasta el momento, los perros no han encontrado sobrevivientes, pero sí más víctimas, todas en viviendas destruídas.

Los equipos de rescate no han perdido las esperanzas de encontrar con vida a personas atrapadas entre los escombros, pero a medida que avanzan entre bloques mayormente de adobe, material con el que estaban construidas gran parte de las casas que se desplomaron, sólo hallaban cadáveres.

"Las opciones se mantienen, pero es muy complicado realmente por el tipo de estructura que hay y por la manera en que ha caído, pero esperanzas sí hay de sacar gente todavía", dijo a Reuters José Luis García, coordinador del equipo español de rescate canino.

Daniel Landa es un bombero estadounidense que estaba circunstancialmente en Perú cuando ocurrió el terremoto y no dudó en viajar a Pisco a ayudar en las labores de rescate.

"Ahora estamos avanzando y recuperando varios cadáveres", dijo, lo que hace suponer que se elevará la cifra oficial de muertos, que hasta el momento es de 496 personas.

En la plaza principal de Pisco, no sólo está llegando ayuda humanitaria para los miles de damnificados, sino también rollos de bolsas negras que serán utilizados para los cadáveres.

Un fuerte olor a descomposición de cadáveres envuelve la ciudad y se hace más intenso mientras más cerca se esté a la plaza principal, donde se ubicaba la iglesia de San Clemente, que se derrumbó sobre decenas de fieles que escuchaban misa cuando se produjo el terremoto.

Algunas imágenes de la iglesia fueron rescatadas y colocadas en medio de la plaza y muchos pobladores se acercan a ellas con gran fervor.

En las calles de Pisco, muchos han optado por cubrirse la cara con mascarillas en un intento por aliviar el fuerte olor que emana de los escombros.

En tanto, maquinaria pesada trabaja en distintos puntos de la ciudad tratando de despejar los escombros de las calles.

Ahora ve
No te pierdas