Informe presidencial genera tensión

El mandatario mexicano entregará por escrito las acciones del gobierno ante el Congreso; Calderón evitará la confrontación después de haber asumido su cargo en medio de protestas.
Calderón romperá la tradición de leer el informe ante el Con
CIUDAD DE MÉXICO (CNN) -

El presidente mexicano, Felipe Calderón, en medio de un pleito con la opositora izquierda, entregará por escrito su primer informe de Gobierno al Congreso y partirá sin decir palabra, lo que romperá una larga tradición y tensará la relación en momentos en que negocia una reforma fiscal clave.

Hasta hace algunos años, cuando el Partido Revolucionario Institucional (PRI) controlaba la vida política del país, el 1 de septiembre era "el día del presidente". En un clima festivo, el mandatario acudía al Congreso saludando en el camino a la gente y rendía su informe en una sesión que duraba horas.

Pero desde que la oposición comenzó a ganar terreno, la rendición del informe se fue volviendo más difícil para el presidente, al punto de que el conservador Calderón optará por acudir a un centro de espectáculos al día siguiente para leer su informe, que también se transmitiría por televisión.

El izquierdista Partido de la Revolución Democrática (PRD), hoy segunda fuerza política legislativa después del oficialista Partido Acción Nacional (PAN), considera que Calderón ganó las elecciones del 2006 con fraude y se opone a que use la tribuna del Congreso, que el mismo día del informe iniciará sesiones.

"Nosotros no podemos aceptar, como están las condiciones, el uso de la tribuna para un discurso", dijo Javier González Garza, coordinador de los diputados perredistas a W Radio.

En un Congreso dividido entre las tres fuerzas y en la última etapa de negociaciones por una reforma fiscal vista como clave para impulsar la economía, el presidente prefiere evitar la confrontación luego de que el 1 de diciembre asumiera precedido de puñetazos entre legisladores rivales.

"No hay ningún empecinamiento del presidente de la República en hacer uso de la tribuna. El presidente al día siguiente estará en un evento en el Auditorio Nacional (presentando el informe)", dijo a periodistas el coordinador de los diputados panistas, Héctor Larios.

El Auditorio, con capacidad para 10,000 personas, es uno de los principales centros de espectáculos cerrados de América Latina.

Los legisladores de los tres partidos discuten incluso si recibirán el informe escrito en la sala del pleno, donde el Congreso iniciará sesiones, o si lo harán en un pequeño salón alterno dentro de la sede del legislativo.

El año pasado, dos meses después de las reñidas elecciones presidenciales que derivaron en un conflicto poselectoral, la rendición del informe se transformó en un calvario para el entonces presidente Vicente Fox, también panista.

En medio de protestas de la izquierda dentro y fuera del Congreso y con la tribuna tomada por legisladores perredistas, Fox se vio forzado a dejar su informe escrito en la entrada del Congreso y horas más tarde leyó un discurso por televisión.

Calderón intentaría evitar encontronazos similares a los de diciembre en momentos en que busca que la reforma fiscal, con la que pretende elevar la alicaída recaudación impositiva, sea aprobada antes del 8 de septiembre, fecha límite para enviar al Congreso el presupuesto anual.

 

Ahora ve
No te pierdas