EU y México diseñan ‘megaplan’ antinarco

El proyecto sería el más relevante desde la implementación del Plan Colombia hace ocho años; The Washigton Post reveló que el plan implicará ayudas por cientos de millones de dólares.

México y Estados Unidos están cerca de concretar un amplio acuerdo para combatir a los carteles mexicanos de la droga, que significará la mayor alianza de su tipo desde la implementación del Plan Colombia hace ocho años, publicó el periódico The Washington Post.

El diario informó este miércoles que el acuerdo incluirá equipo para la intercepción de llamadas, radares para rastrear embarques de drogas, aviones para transportar agentes mexicanos, así como una variada gama de capacitación.

El rotativo indicó, al citar fuentes legislativas estadounidenses y del gobierno mexicano, que entre los aspectos por resolverse destacan el nivel de actividad que Estados Unidos desarrollará en México, pese a lo cual existe confianza en que el acuerdo se concrete pronto.

Según el congresista demócrata por Texas, Henry Cuellar, citado por el diario, el acuerdo podría ser anunciado el 20 de agosto durante la reunión cumbre en Quebec, Canadá.

En ese encuentro se reunirán los presidentes de Estados Unidos, George W. Bush, y de México, Felipe Calderón, así como el primer ministro canadiense Stephen Harper.

Cuellar, quien el año pasado presentó una iniciativa para incrementar la asistencia antidrogas a México, anticipó que el acuerdo involucrará “cientos de millones de dólares”.

“Si vamos a tener éxito en arrancar este cáncer allá, vamos a tener que invertir una gran cantidad (de dinero)", dijo el legislador.

The Washington Post señalo que el plan representará un enorme giro en la relación entre ambos países, después de años de tensión y mutua desconfianza entre las agencias policiacas.

Un asistente legislativo republicano dijo al diario que el acuerdo constituye “un reconocimiento real de que Calderón tiene un problema y su éxito o fracaso nos impactará. Los días de los señalamientos se han acabado”.

Indicó que el plan será bien recibido en Washington, donde el gobierno de Calderón ha tenido reconocimiento por los esfuerzos para reforzar el combate a las drogas, como parte de los cuales un sinnúmero de narcotraficantes han sido deportados a Estados Unidos.

Pese a ello, Cuéllar consideró que convencer al Congreso sobre la necesidad de aprobar este convenio representará “un esfuerzo educacional”.

Fuentes legislativas explicaron que no está claro si la administración del presidente Bush tratara de impulsar una partida suplementaria para financiar este programa, en el presupuesto del próximo año, o esperara un año más.

El diario estadunidense señaló que las pláticas se han llevado a cabo bajo un completo hermetismo, sobre todo de México, frente a los temores del gobierno de un repudio anticipado dadas las sospechas sobre la intervención de Washington en asuntos internos de ese país.

El congresista demócrata por Texas, Silvestre Reyes, presidente del Comité de Inteligencia de la Cámara de Representantes, dijo que aunque los dos países tienen una larga historia como vecinos y aliados, el plan “llevará esa relación a un nuevo nivel”.

Ahora ve
No te pierdas